Pisos entre medianeras, Barcelona
b720 Fermín Vázquez 

Pisos entre medianeras, Barcelona

b720 Fermín Vázquez 


La cuadrícula ecuánime del Ensanche — capaz de asumir con flexibilidad todo tipo de usos— ha transformado esta zona de Barcelona en un damero de usos terciarios ajeno al carácter residencial con el que fue concebido. Contraviniendo esta progresiva comercialización y a iniciativa privada, un edificio de oficinas de los años sesenta ha sido ahora transformado en apartamentos de lujo, conservando dos sótanos de garaje y un zócalo de locales comerciales que abarca los dos niveles a pie de calle. La decisión de mantener la estructura original —a base de perfiles metálicos y forjados de revoltón— ha permitido partir de una altura libre de alrededor de tres metros que confiere a las viviendas una amplitud espacial no predecible desde las ajustadas medidas de su planta.

Con un solar de tan sólo diez metros de frente por casi cuarenta de profundidad, el principal reto del proyecto ha consistido en introducir la superficie de fachada adecuada al nuevo uso de la finca, utilizando un solo núcleo de comunicación, tal y como el cliente requería. Un patio se inserta así en el corazón del edificio, cruzado por una escalera de un solo tramo cuyos laterales se dejan abiertos para mantener las generosas proporciones de este vacío. Transitado en su franja central y a la vista de todos, el patio se deshace así del carácter residual que tradicionalmente asume, para extenderse en la zona de acceso de la segunda planta como una alfombra de cantos rodados de distinto tono. Una pasarela de chapa y tablero fenólico conecta los vestíbulos que en cada planta concentran las entradas a cuatro viviendas. Baños, cocinas y dormitorios se abren en los cuatro frentes del patio, que celebra con un revestimiento de aluminio su doble papel como colector y reflector lumínico. La apertura de huecos atiende con precisión al gradiente de luz que se produce a lo largo de las siete plantas de este atrio, repitiendo un mismo módulo de ventana con una frecuencia que aumenta en las plantas inferiores.

De carácter más extrovertido, la fachada a la calle busca el máximo contacto de las salas de estar con la Rambla a través de grandes hojas correderas de vidrio que transforman el alzado en un escaparate de la vida doméstica. Un plano de contraventanas de lamas regulables se superpone a las carpinterías de aluminio verde mate para dotar a esta piel delgada de una profundidad perceptiva a la que contribuyen también las barandillas metálicas situadas al interior. El edificio participa así en la escena urbana como un biombo metálico y modulado que sin tan siquiera exhibir las líneas de forjado quiere ser el fondo neutro de las actividades ciudadanas... [+]


Cliente Client

Harmonia

Arquitectos Architects

Ana Bassat, Adriana Plasencia

Colaboradores Collaborators

José Lorente (estudiante student); Elisenda López (aparejadora quantity surveyor)

Consultor Consultant

Jorge Blasco (estructura structure)

Contratista Contractor

Harmonia; Femarpe; Llambí (fachada facade)

Fotos Photos

Lluís Casals