Pabellón de Austria, Expo Milano 2015
team.breathe.austria 

Pabellón de Austria, Expo Milano 2015

team.breathe.austria 


Como si fuese un oasis en medio del caluroso verano milanés, el pabellón de Austria alberga en su interior un fresco microclima fruto de la sinergia entre la naturaleza y la energía, y que parte de la reflexión sobre un recurso esencial para la vida del planeta: el aire. Y es que, aunque exteriormente el pabellón se presente como un paralelepípedo de madera, su interior se disuelve en la neblina que produce un pequeño bosque que consta de 12 especies forestales austríacas distintas, con un total de 55 árboles y 12.600 plantas. Sin usar aire acondicionado, la temperatura interior del pabellón se mantiene siete grados por debajo de la exterior debido al proceso de enfriamiento producido por la evapotranspiración vegetal. A incrementar el efecto del proceso natural contribuyen 48 difusores de vapor y 27 ventiladores, que además ayudan a las plantas a producir más oxígeno. Este impulso tecnológico hace posible que los 560 metros cuadrados de este pequeño bosque generen la cantidad de oxígeno por hora necesaria para 1.800 visitantes, equivalente a la que se produciría en 3 hectáreas de bosque natural.

Obra Work 

Pabellón de Austria ‘The Breathing Pavilion’, Austrian Pavilion.

Arquitectos Architects 

breathe.austria / Architects and Landscape Architects BDA, Klaus K. Loenhart, en cooperación con in cooperarion with Agency in Biosphere (Markus Jeschaunig); Hohensinn Architektur (Karlheinz Boiger); LANDLAB, i_a&I, TU Graz (Andreas Goritschnig y Bernhard König); Lendlabor Graz (Anna Resch y Lisa Erzenhofer); Alexander Kellas; Engelsmann Peters Engineers (Stefan Peters); Transsolar (Wolfgang Kessling); BOKU Wien (Bernhard Scharf).

Fotos Photos 

Danielle Madia.