Paisajes urbanos. Geometrías del movimiento

31/12/2003


Fingimos seguir ordenando el mundo con la geometría de la mirada, pero el paisaje contemporáneo se somete a la doble disciplina de la aglomeración y el movimiento. La razón humana interpreta el entorno con los mismos instrumentos que emplea para ponerlo a su servicio: pautas visuales de reiteración que sirven a la vez a la lógica analítica y a la productiva. Sin embargo, esa aproximación mecanicista que ha hecho de la malla hipodámica el emblema de cualquier colonización del territorio —del campamento romano o la ciudad definida por las leyes de Indias a los ensanches decimonónicos o la retícula geográfica jeffersoniana—entra en conflicto con los accidentes topográficos, que alteran la monotonía cartesiana de la extensión indefinida; con los procesos de crecimiento orgánico o agregación espontánea, que ignoran los trazados normativos para dar lugar a paisajes de amable variedad pintoresca; y con la geometría propia de las infraestructuras del movimiento mecánico, que tensan o seccionan las mallas isótropas de la ciudad regular. El rechazo del orden homogéneo moderno—que ve en la disciplina modular la servidumbre del orden castrense, la cadena de montaje o la colonia penitenciaria— encuentra pues inesperados aliados no sólo en la geografía abrupta o el azar premoderno, sino en las formas peculiares de la transmodernidad postilustrada y postmecanicista...[+]


Etiquetas incluidas: