Maneras de mirar

31/12/2003


Desde la notoriedad sobrevenida de España en el 1992 de los Juegos Olímpicos y la Expo, y en el 2004 del auge económico y cultural, con tres generaciones de arquitectos españoles y tres obras de extranjeros en España se ensaya una taxonomía de la mirada. La objetividad científica del ojo de la cámara de Dziga Vertov se sobrepone al gimnasio de Alejandro de la Sota: una mirada de confianza en el futuro y en la técnica compartida con la torre de Foster, y que encuentra su reverso en esa mecanización de lo orgánico sugerida por la pupila-diafragma de Max Ernst. El racionalismo historicista del Teatro de Besançon de Ledoux se asocia al museo de Moneo: una mirada de admiración por el pasado que está también en el corbusianismo — una forma de historicismo moderno— del museo de Meier, y cuyo revés elegíaco se halla en esa pupila de Escher que evoca la mortalidad de la memoria. Y el expresionismo fugitivo del falso espejo de Magritte se vincula al cementerio de Miralles: una mirada de exploración creativa del presente que no es ajena al ejemplo del Guggenheim de Gehry, y para la cual cabe proponer el envés simbólico del ojo de Man Ray, con unas lágrimas de parafina que manifiestan la naturaleza dolorosa e inasible del tiempo que se escurre como agua entre los dedos...[+]


Etiquetas incluidas: