1991 Ciudades del 92

31/12/1999


Dentro de diez años hablaremos de la generación del 92. Su talante tendrá poco que ver con los fastos de ese verano, y mucho con la resaca posterior. Además de juegos, festivales y ferias, el 92 es el año del Acta Única: el umbral de una Europa económica hacia la que nos precipitamos con un entusiasmo quizá irresponsable. Si nada lo remedia, la vanidad autosatisfecha con la que nos aproximamos a la efeméride se tornará en decepción apenas se haya disipado la euforia de las celebraciones, y la generación del 92 ingresará en la conciencia histórica con sabor a ceniza...[+]