Conjunto residencial en Santiago de Compostela
Juan Manuel Vargas  Víctor López Cotelo 

Conjunto residencial en Santiago de Compostela

Juan Manuel Vargas  Víctor López Cotelo 


En el borde del casco histórico, la actuación tiene por objeto articular dos partes de la ciudad de muy diferente valor: el Parque de Santo Domingo de Bonaval y unas áreas de crecimiento de los años sesenta con tendencia a la degradación.

El proyecto completa la estructura de las calles existentes —Rúa de Teo y Travesera do Escultor Asorey— con edificaciones de vivienda colectiva, reforzando su carácter lineal, e integra las adosadas en las de la Ruela da Caramoniña, preservando el carácter del lugar sin crear una barrera en torno al parque. Los cuerpos que prolongan las calles se retranquean favoreciendo la visión lejana del parque, lo que otorga a la calle la categoría de ‘espacio público’. Tienen un cerramiento pétreo con grandes celosías de madera, acristalado y abierto a la ciudad, y un gran mirador hacia el Parque. 

El pequeño cuerpo que remata el lado interior de la Travesera se somete al perfil de los contiguos y asume su materialidad. Aquí se sitúa el acceso al conjunto, lo que se hace notar por medio del portal-zaguán del que parte una calle interior hacia las bancadas ajardinadas, bajo las que se encuentra el aparcamiento, y de su fachada principal remarcada por una celosía roja. Paralelo al muro del parque se desarrolla un cuerpo escalonado de dos alturas cerrado con muro de piedra que conserva el trazado, la materialidad y carácter del de la Ruela. Sobre este basamento crecen cuerpos acristalados que se abren a terrazas cubiertas por emparrado iguales a las fachadas de los cuerpos altos que, por su retranqueo, apenas se perciben desde la Ruela o desde el Parque. El del primer escalón es de uso comunitario.

En el puente/pasaje se superpone la transición del tiempo histórico y la percepción individual del transcurso del tiempo. El ‘fondo de saco’, de la Travesera tras el que se percibe el parque sin que parezca accesible, dispone de varios escapes. La escalinata nos introduce en un laberinto con varias aperturas una de las cuales sale directamente a la Ruela. La propia calle se expande a ambos lados. Hacia el horizonte abierto con vistas a la ciudad y hacia el espacio escalonado. Desde este último el espacio central colectivo fluye a su vez a los huertos del patio de manzana por un lado y por el otro escapa hacia el parque. Finalmente el pasadizo por el que se accede al local comunitario se prolonga en un puente casi cerrado a las vistas que nos introduce en el Parque. Se transita desde una situación urbana anodina, a través un filtro inesperado, a un mundo de mágica evocación. El ser humano en el centro. Tecnología, materiales y vegetación. Dimensión, luz y espacio. Orden y emoción.


Arquitectos Architects

Victor López Cotelo, Juan Manuel Vargas (proyecto y dirección de obra project and site supervision)

Colaboradores Collaborators

Ana Isabel Torres, Isabel Mira, Jesús Placencia, Pedro Morales, Juan Uribarri, Francisco García Toribio, Flora López-Cotelo, Álvaro Guerrero, Elena Lucio (arquitectos architects); José Antonio Valdés (aparejador quantity surveyor)

Consultores Consultants

Proyectos de Ingeniería y Arquitectura S.L. (estructuras structures); Quicler-López Ingenieros S.L. (instalaciones mechanical engineering)

Contratista Contractor

Construccions Otero Pombo S.A.

Fotos Photos

Lluís Casals