Casas con Patio, Matosinhos
Eduardo Souto de Moura 

Casas con Patio, Matosinhos

Eduardo Souto de Moura 


La transformación de los antiguos muelles del tranquilo estuario atlántico de Matosinhos, cerca de Oporto, en el animado puerto de Leixões, modificó el carácter de esta zona, que empezó a configurarse como una ciudad-dormitorio. Este conjunto de diez casas con patio se ha construido en los terrenos de una vieja y aristocrática casona. La mansión y los jardines de adaptaron para la celebración de banquetes de boda, mientras que el resto de la propiedad, con una forma original bastante regular alterada posteriormente por la apertura de una calle diagonal, se destinó a uso residencial.

Para responder a la nueva configuración del emplazamiento, surgida de la división en dos por la calle, se ha dispuesto una casa aislada ocupando el solar triangular y nueve en hilera sobre el fragmento trapezoidal de la antigua huerta. Cada una de estas casa adosadas es igual en dimensión, excepto por la incorporación de una piscina y una caseta de baño en las parcelas más alargadas. La unidad del conjunto se potencia con la solución de las cubiertas: tres losas de hormigón paralelas, apoyadas sobre las medianerías y tabiques transversales, entre las que aparecen patios menores. En el interior —donde unos pequeños lucernarios iluminan dormitorios, baños y zonas de circulación— cada casa se desarrolla alrededor de tres patios: el de entrada, con un pórtico de recepción; el central, que aporta luz a los espacios interiores, y que separa la zona de noche y de día; y el trasero, un jardín al que se abren la zona de estar y la cocina. Las casas con piscina avanzan su posición respecto a las otras, de forma que el patio interior de las primeras se alinea con el de acceso de las segundas. Esta articulación obedece a la posición más elevada del jardín de la mansión respecto a las casas y permite espaciar las vistas, además de dar continuidad a la losa central de cubierta en un gesto que consigue dar coherencia formal y constructiva al conjunto.

La intención de la propuesta era recrear en la medida de lo posible el primitivo carácter del entorno, dejando que la vegetación creciese y sobrepasase las cubiertas, fundiéndose con los campos y los jardines vecinos. De ahí el muro de mampostería de granito que delimita el conjunto; los discretos accesos a las residencias, a través de huecos muy simples recortados en sencillos paños blancos y lisos; las puertas pareadas de los garajes, de la misma altura que las tapias blancas; o el remate metálico continuo de la cornisa. El aparente hermetismo del exterior contrasta con la sensación de amplitud y luminosidad de los interiores, que se abren a los patios a través de grandes paños acristalados.


Cliente Client

Miguel Pereira Leite

Arquitecto Architect

Eduardo Souto de Moura

Colaboradores Collaborators

Silvia Alves, Manuela Lara, Filipe Pinto da Cruz, Teresa Gonçalves, Laura Peretti

Consultores Consultants

GOP (estructuras structural engineering); Raul Serafim (electricidad electrical engineering)

Contratista Contractor

Comporto

Fotos Photos

Luís Ferreira Alves, Christian Richters