Logos en pugna. Globalización y choque de culturas

31/12/2003


La resignación postmoderna contemplaba el planeta como el teatro dócil de una pugna de logos comerciales. Extinguido el conflicto esencial entre capitalismo y socialismo con la implosión del bloque soviético y la extensión unánime de la economía de mercado, el signo del dólar quedaba sin la competencia simbólica de la hoz y el martillo, y su oposición ideológica venía a ser reemplazada por un cúmulo de rivalidades empresariales: el mundo se dividía ahora entre Coke y Pepsi, y la batalla más encarnizada era la que Nike y Reebok mantenían en los Juegos Olímpicos. Sin embargo, esa visión liviana que proclamaba con Francis Fukuyama el final de la historia y animaba a invertir sabiamente los dividendos de la paz resultó dramáticamente desmentida por un tránsito de siglo de inesperadas convulsiones: las nuevas guerras y los nuevos terrorismos, las nuevas epidemias y los nuevos riesgos ambientales dibujaban un territorio de amenaza y conflicto que ya no podía entenderse como un collage amable de identidades corporativas, unidas por el ¥€$ entusiasta a la globalización económica y por el apoyo sin fisuras a la religión sincrética del espectáculo y el consumo...[+]