La lógica del logo

31/12/2003


La semana del atentado, The Economist publicaba un manifiesto a favor de la globalización: Pro Logo, con una portada roja y negra que daba la réplica a la cubierta del No Logo de Naomi Klein. El 11-S, Osama Bin Laden produciría su propio manifiesto antiglobalización con violencia homicida y genio publicitario, cristalizando el enfrentamiento entre los que dan un ¥E$ a la homogeneización del planeta y los que lanzan un SOS por un mundo en crisis. Frente al lema subversivo de Barbara Kruger—compro luego existo—, y ante la extensión de las marcas al lugar más remoto, crece la abstención: la no shop de la guerrilla simbólica de los Adbusters o la galería cerrada con chapa por Santiago Sierra como un gesto resistente a la comercialización del arte, irónicamente similar a los blindajes de tiendas de moda ante una manifestación anticapitalista en Londres. Frente a la autonomía obscena del logo, la escenificación de la lucha contra la contaminación publicitaria, con un signo semejante a la gran X roja usada para denunciar las cosechas modificadas genéticamente. Y frente a la aceptación soñolienta de la colonización cultural y económica, la violencia del coche bomba que hace huir a las compradoras bilbaínas o del vándalo que destroza en Buenos Aires la cabina telefónica de un logo expiatorio...[+]


Etiquetas incluidas: