Fotogramas del horror

31/12/2003


La secuencia casi cinematográfica muestra el momento en que la catástrofe se desvela como voluntaria: humeante la torre norte tras el impacto del avión de American Airlines, el aparato de United Airlines se aproxima y finalmente se estrella contra la torre sur del World Trade Center; sólo la repetición gemela da la clave del horror. Tras esa conciencia espantada vendrían las llamas segando la estructura metálica, la angustia de las gentes atrapadas, la caída descoyuntada de los que huyen de un infierno de asfixia, el desplome definitivo de las torres sobre sus bases como flores volcánicas de polvo y cenizas, la estampida del pánico y el éxodo abatido de la multitud superviviente. El espanto televisado en directo hace innecesario el análisis: no necesitamos a un Baudrillard para desentrañar las imágenes. Sabemos que las figuras monocromas de las víctimas —hermanadas en su condición humana por el dolor compartido, la conmoción del miedo, el polvo blanquecino que las torna estatuarias— se inscribirán indelebles en nuestra memoria visual como los gestos detenidos del Guernica, y tras ese tropel asustado de animales vulnerables ocuparán la escena los gestos eternos del dolor impotente e inerme, resumiendo en la Zona Cero de Manhattan la representación de todas las catástrofes...[+]