Estilo frente a escala

31/12/2003


Sí, se puede ser arquitecto con la dimensión titánica de los pilares miguelangelescos de San Pedro, o con la minuciosa de la nave y el claustro del San Carlino de Borromini, aquí representados a la misma escala para enfatizar el contraste. Pero la tentación babélica penetra capilarmente en la cultura de los constructores, y los reyes con mantos de Brueghel se reemplazan en seguida por promotores de gabardina. Esa ‘nostalgia del infinito’ que pintó De Chirico inspirándose en la turinesa Mole Antonelliana cristaliza coralmente en los rascacielos de la metrópolis contemporánea, prefigurada en direcciones complementarias por el cineasta Fritz Lang y el dibujante Hugh Ferriss. Hoy, los arquitectos hacen realidad los sueños de El Lissitzky sin apenas esfuerzo, y los rascacielos se hacen umbrales urbanos en Madrid o Pekín con la misma eficacia publicitaria para las ciudades que la de sus autores en el mundo mediático; las torres inclinadas de Johnson o Koolhaas se recortan en el skyline como logos instantáneos que aspiran a redimir la trivialidad anónima del perfil metropolitano, y los venerables buildings verticales y fálicos dejan paso a una generación de bucles facetados y vaginales, gestados hace tiempo y convocados hoy por el espectáculo al escenario agotado de la ciudad habitual...[+]


Etiquetas incluidas: