Conjunto Can Bisa, Vilassar de Mar
Batlle i Roig 

Conjunto Can Bisa, Vilassar de Mar

Batlle i Roig 


Can Bisa es una casa colonial del siglo XIX propiedad del ayuntamiento de Vilassar de Mar y catalogada por el plan general vigente. Se trata de un edificio singular de una sola planta que el consistorio municipal ha considerado el emplazamiento ideal para ubicar un equipamiento cultural debido a su calidad arquitectónica y su situación estratégica en el centro histórico. Paralelamente, el ayuntamiento promovió un concurso público para ubicar en la parcela adjunta de la misma manzana un edificio de viviendas de protección oficial. Este edificio ha sustituido a uno industrial llamado Can Bosch, cuyas fachadas estaban protegidas y debían conservarse o reconstruirse.

El objetivo del proyecto es definir un edificio unitario, un volumen que ofrezca un aspecto exterior continuo a pesar de los diferentes usos y de las diversas cotas de acceso a los niveles de la planta baja. En otro orden de cosas, se ha perseguido también el objetivo de generar un edificio atemporal. Así, esta atemporalidad se ve reflejada e impulsada por los elementos constructivos utilizados: las celosías cerámicas, el hormigón pintado, los revocos con distintas texturas y la cubierta de teja. Son todos ellos elementos que con sus distintas procedencias temporales permiten vincular la nueva intervención con las viviendas y fincas del núcleo urbano.

Esta intervención consiste en la rehabilitación de una casa colonial decimonónica para alojar una dotación municipal, la construcción de 14 viviendas sociales y la creación de una plaza entre ambos edificios.

El edificio resultante es un volumen con forma de L que contiene 14 viviendas y un equipamiento municipal. Las viviendas están distribuidas de tal manera que sean necesarios el menor número posible de núcleos de comunicaciones. El núcleo de acceso de la calle de la Pau dará entrada a 6 viviendas, 3 por planta, mientras que el de la calle Montserrat lo hace a 8 viviendas, 4 por planta. Así se ha conseguido reducir los espacios de servicio y que el equipamiento cultural sea lo más diáfano y flexible posible. En planta semisótano se ubican los usos cívicos, compuestos por dos salones de actos con tamaños diferenciados, unas salas para talleres con servicios y un bar que puede funcionar de forma independiente. Por último, el edificio rehabilitado alberga un espacio dedicado a entidades locales.

Los accesos a Can Bisa y al nuevo equipamiento cultural se realizan a través de un espacio público que nace de la reinterpretación del jardín colonial existente. Este jardín mantiene la imagen de la casa y recuerda el carácter privado del espacio inicial, aunque funcione como una plaza. Por otro lado, el trabajo de la ceramista Carme Balada ha contribuido a dotar al espacio de una cierta calidad doméstica con sus macetas, jarrones y con las piezas cerámicas incrustadas en el pavimento.


Arquitectos Architects

Batlle i Roig Arquitectura

Enric Batlle, Joan Roig

Colaboradores Collaborators

Eva Polio, Oriol Vañó (arquitectos architects); Diana Calicó, Elisabeth Torregrosa (arquitectas técnicas quantity surveyor); Dolors Feu (ingeniera técnica agrícola y paisajista technical agricultural engineer and landscape architect); Marta Ballester (estudiante de arquitectura architecture student); Carme Balada (ceramista ceramicist); Static ingeniería S.L. (ingeniería de estructuras structural engineering); sj12 (ingeniería de instalaciones mechanical engineering)

Promotor Developer

Ayuntamiento de Vilassar de Mar / Vilassar Societat Municipal de Promocions Urbanes

Contratista Contractor

Emcofa

Superficie construida Floor area

1.845 m² (obra nueva new construction) / 255 m2 (rehabilitación refurbishment)

Fotos Photos

Andrés Flajszer