Facultad de Derecho, Gerona
RCR Arquitectes 

Facultad de Derecho, Gerona

RCR Arquitectes 


El campus de Montiliví, al sur del casco histórico de Gerona, impone la racionalidad de su cuadrícula a un paisaje de suaves colinas y masas boscosas. Partiendo de una de las parcelas así definidas, la nueva facultad de Ciencias Jurídicas se implanta con la intención de minimizar la ocupación del terreno y de reducir a la vez su impacto visual, proponiendo un cuerpo introvertido y compacto que se perfora para introducir la luz. De escasa altura aparente, el edificio se acomoda sobre dos de los cuatro viales que limitan el solar, aislándose de éstos mediante un zócalo en talud que concentra los accesos y define un patio orientado al sur en la parte posterior al vestíbulo principal.

Sobre un zócalo oblicuo que reserva una plaza junto al acceso, la facultad se organiza a partir de tres bloques paralelos de aulas y despachos iluminados por patios que siguen la cuadrícula dictada por el campus de Montiliví.

Tres prismas paralelos se posan sobre este plinto que subraya las cualidades escultóricas del conjunto, arrojando grandes sombras e independizándose de su base. Cada uno de estos bloques se divide en cuatro tramos correspondientes a las aulas, los departamentos, los servicios comunes y los servicios técnicos, sin que desde fuera trascienda su organización interna. Las condiciones topográficas de la parcela —un cuadrado de 85,5 metros de lado a una altura inferior a la de las calles circundantes y con un desnivel de 10 metros en diagonal— obligaron llevar a cabo en el interior un preciso acuerdo de cotas. Con el acceso principal en el punto más alto, el edificio se desarrolla así en tres alturas que descienden hasta alcanzar el perfil inferior del terreno. Dos pasillos establecen un vínculo transversal entre los bloques, diferenciando los usos en planta. El corredor del aulario se encuentra en cada piso medio nivel por encima del correspondiente a los despachos departamentales, cuya altura concuerda con la del acceso principal, produciendo un escalonamiento del volumen exterior paralelo al descenso de la topografía.

Marcada por el ritmo vertical de sus paneles de fachada, la caja del auditorio ayuda a localizar el acceso, situado en el punto más alto de una parcela que cuenta con un desnivel de diez metros en diagonal.

Esta estructuraregularde aulas y despachossufre una mutación en la crujía este para procurar el lugar de encuentro que todo edificio universitario debe ofrecer. Un vacío de triple altura junto al auditorio se descubre desde el acceso y organiza en la planta inferior servicios comunes como el bar, la copistería y el aula de estudio. Desde este foro interno una rampa comunica con el exterior a través de un hueco perforado en el zócalo, mientras un pasaje conectará con la bilioteca universitaria que será construida en el lado opuesto de la calle. La expresividad volumétrica del conjunto se subraya con una piel hermética modulada en bandas horizontales que unifica este sólido horadado en un cuerpo monolítico y se adueña de la luz reflejada por una envolvente monocromática de piedra caliza y vidrio translúcido.[+][+]

Una pasarela cruza el vacío de triple altura que alberga en planta baja los servicios comunes.


Cliente Client
Universidad de Gerona

Arquitectos Architects
Rafael Aranda, Carme Pigem & Ramón Vilalta 

Colaboradores Collaborators
A. Sáez, M. Tapies, F. Wien (arquitectos architects); R. Rifa, J. M. Oller (aparejadores quantity surveyors); Pro Arqt (dirección de obra site supervision)

Consultores Consultants
A. Blázquez, Ll. Guanter (estructura structure); J. Viñas (instalaciones mechanical engineering)

Contratista Contractor
Fomento de Construcciones y Contratas

Fotos Photos
Eugeni Pons