Ampliación de la Estación de Atocha, Madrid
Rafael Moneo 

Ampliación de la Estación de Atocha, Madrid

Rafael Moneo 


La decidida voluntad del Ministerio de Transportes de acometer una transformación global de la esta­ción de Atocha, cuadriplicando su capacidad, y el planteamiento propuesto por el Ayuntamiento en el Plan General para liberar la Glorieta de Carlos V del scalextric, son los dos inevitables polos en tomo a los cuales gira la compleja unidad urbana que po­demos denominar ‘Operación Atocha’.

La antigua marquesina

La dificultad de la operación, en lo que a la vieja estación se refiere, radicaba en su incorporación al nuevo conjunto; tanto la permeabilidad dada a la misma como la íntima unión con la estructura proyectada garanti­zarán la futura actividad de un edificio cuya vida merece ser prolongada por tantas y tan diversas razones.

La propuesta acepta, íntegramente, la conserva­ción de la antigua marquesina de Alberto del Pala­cio, reclamando para ella los servicios y actividades que siempre tuvo. Cierto es que la desaparición de las vías cambia su aspecto, pero seguirá integrada a la vida ferroviaria, con su imagen exterior reforzada con la construcción de una torre del reloj hacia la plaza de la estación.

La plaza de la estación

La evolución de la ciudad ha hecho que lo que siempre fue una cota relativamente baja con respecto al trazado de las calles (la cota 619,37, en la que se encuentra la playa de andenes) haya quedado ahora definitivamente descolgada de las vías en las que se produce el tráfico rodado (cotas que varían de 625 a 628,50).

Es preciso subrayar este hecho y no intentar, una vez más, proponer un confuso y complicado sistema para acceder a dicha cota de 619,37. Queda así ésta como un hermoso espacio abierto —potenciado por un movimiento de peatones intenso y por una acti­vidad comercial rica y variada— y siempre ampa­rado por la hermosura de la vieja estación, que puede entonces brillar con todo su esplendor.

Estación de cercanías

El proyecto para esta nueva estación se basa en un trazado ferroviario claramente definido que consta de diez vías servidas por cinco andenes; los ejes de dicho trazado son un dato fijo del proyecto, como lo es la dimensión de los andenes (7 metros) y la cota en la que se desa­rrolla el sistema (611,05), obligada esta última por el túnel de la Castellana, en el que el citado sistema de vías se recoge formando un haz.

Por otro lado, hay que señalar que el buen uso de la estación exigía que la conexión de la misma con la estación de largo recorrido (situada en la cota 619,37), con la del Metro (620,00) y con una esta­ión de autobuses (628,50), coincidiese con la ca­becera de la estación de cercanías, en busca de una natural economía de movimientos.

Dicha cabecera se convierte así en un auténtico intercambiador que facilita la variedad de opciones de transporte ofrecidos al viajero.

El intercambiador debe entenderse como la pieza arquitectónica clave que da solución al problema que suscitaba la Operación Atocha. Su imagen ex­terior, no ajena a la de una linterna, emerge como testimonio de la compleja arquitectura que se pro­duce bajo la cota 678,50, al tiempo que, desde lejos, contribuye decisivamente a orientar a los viajeros, al presentarse con su rotunda forma cilindrica como un auténtico y, si se quiere, necesario punto de encuentro de las diversas fábricas de Atocha.

La cubierta de los andenes de la estación de cercanías refleja, como es natural, una modulación que atiende a la geometría impuesta por el trazado ferroviario, lo que por otra parte apareja una buena disposición de la iluminación y de la ventilación, conseguida mediante lucemarios regularmente en­cajados en la trama, al tiempo que considera la resolución de un aparcamiento sobre la cubierta, que se remata mediante unas protecciones de alu­minio con forma de casquete esférico.

Estación de largo recorrido

El proyecto de esta estación se basa —como el de la de cercanías— en un trazado ferroviario definido previamente, ya que consta de quince vías servidas por ocho andenes de diez metros de ancho en la cota 617,80.

El trazado de la estructura responde a lo que se juzgan como las dos orientaciones claves: una, la establecida por la cabecera de la vieja estación; la otra, la dirección del haz de vías sobre la que se construye la estación de cercanías. Apoyándose en estas directrices —que definen los ejes ortogonales de una y otra estación—, se construye una malla ligeramente oblicua que conecta ambas estaciones y que proporciona una limpia geometría para que la relación entre ellas se establezca sin violencia for­mal alguna.

Se ha optado, desde el principio, por una solu­ción de cubierta íntimamente ligada al trazado via- rio; no se piensa que ésta sea la ocasión para desa­rrollar una cubierta de estación a la antigua, por razones que van desde la discreción volumétrica —necesaria si se quiere no hacer perder escala a la vieja estación— hasta las consideraciones construc­tivas —una solución de gran luz difícilmente sería compatible, dada la importancia de la cimentación con el denso haz de vías—, pasando por las razones de orden estrictamente formal y estético que nos llevan a pensar que la cubierta de una estación actual debe enfatizar, sobre todo, el peso de la superficie, la inmensidad de la playa de andenes.

Así, las directrices ferroviarias, las dimensiones de los andenes, son el término de referencia natural para construir una cubierta protagonizada por la esbeltez de las columnas, y en la que la lógica de la construcción de un plano horizontal, formado por finas losas y vigas acaneladas, pasa por la defini­ción de unos lucernarios que garanticen la ilumina­ción y la ventilación necesarias. El ámbito de la estación pasa a ser así un espacio indiferente, esta­bleciéndose una relación directa entre cada tren y cada viajero.

Aparcamiento

Éste es un servicio de vital im­portancia en un conjunto como la Operación Ato­cha. La cubierta de los andenes de cercanías da lugar, en el nivel 624,30 a un aparcamiento con una capacidad de 669 vehículos.

Por otra parte, se disponen dos áreas de aparca­miento ligadas a la zona de largo recorrido: una en el patio de llegadas y otra en la plataforma de acceso a la cota 628,37, con capacidad para 168 vehículos, destinada a carga y descarga de viajeros desde co­ches privados durante un tiempo limitado...[+]


Cliente Client

Dirección General de Infraestructura del Transporte Ferroviario, Ministerio de Obras Públicas y Transportes. Department of Railway Infrastructures, Spanish Ministry of Public Works and Transportation.

Estación de cercanías Commuter train station

Colaboradores Collaborators

José Miguel León y Emilio Tuñón.

Consultores Consultants

INECO y Euroestudios.

Contratista Contractor

Fomento de Obras y Construcciones.

Estación de largo recorrido (AVE) Long-distance train station (AVE bullet trains)

Colaboradores Collaborators

E. Tuñón y Javier Revillo.

Consultores Consultants

Javier Manterola y ESTEYCO.

Contratista Contractor

Lara UTE (Construcciones y Contratas, Laing, Auxini).

Restauración de la antigua marquesina Restoration of old canopy

Colaborador Collaborator

Gabriel Ruiz Cabrero.

Consultor Consultants

OTEP.

Contratista Contractor

Huarte.

Rehabilitación de la antigua marquesina Rehabilitation of old canopy

Colaboradores Collaborators

E. Tuñón y J. Revillo.

Consultores Consultants

Jesús Jiménez y TYPSA.

Contratista Contractor

AZVISA.

Tratamiento del borde urbano Urban refurbishing

Colaboradores Collaborators

E. Tuñón, J. Revillo y Eduardo Belzunce.

Consultor Consultants

ESTEYCO.

Contratista Contractor

Fomento de Obras y Construcciones.

Señalización y mobiliario Signage and furnishing

Diseño Design

Addison (sin participación del estudio de Moneo independently of Moneo’s office).

Jardín tropical Tropical garden

Diseño Design

Eupalinos (sin participación del estudio de Moneo independently of Moneo’s office).

Contratistas Contractor

Huarte y Entrecanales.

Dirección de obra Site supervision

Colaboradores Collaborators

La Jefatura Zonal de Construcción de Transportes Terrestres, DG1TF, MOPT; E. Tuñón, J. Revillo y E. Belzunce (arquitectos architects); Arturo Gómez (aparejador; rehabilitación de la antigua marquesina technical architect; rehabilitation of old canopy).

Fotos Photographers

Javier Azurmendi y Lluís Casals.