Renovación del British Museum, Londres
Norman Foster 

Renovación del British Museum, Londres

Norman Foster 


El patio central del British Museum fue durante muchos años uno de los grandes espacios públicos perdidos de Londres. Poco después de su terminación en 1846, el museo acogió en su interior la British Library, cuya sala de lectura se levantó en el patio central del esquema original proyectado por Robert Smirke. Rápidamente, dicho patio se fue colonizando con edificaciones de escasa calidad arquitectónica destinadas a acoger el creciente fondo bibliográfico de la institución, dejándolo impracticable. Sin este elemento vertebrador, el museo era como una gran ciudad sin parque. Por tanto, el proyecto propone redescubrir este espacio.

El traslado de la British Library al edificio situado en St. Pancras en 1998 y la consiguiente demolición de los almacenes de libros permitía la creación de un nuevo ámbito que sirviera al museo y a la ciudad y que, al cubrirse, pudiera adquirir a la vez las cualidades de un lugar público interior y exterior, proporcionando acceso a todas las salas. El proyecto añade también una serie de servicios, que adaptan el museo a los requerimientos de un espacio de exposición en el siglo xxi, con nuevas galerías, auditorio, salas de estudio, tiendas y restaurantes.

Al demolerse los edificios de almacén de libros anexos a la sala de lectura, el tambor central se erige, exento, como el elemento focal del nuevo patio. Además, se ha aprovechado la ocasión para reconstruir el pórtico sur de entrada, que había sido destruido en la década de 1870.

Sobre este gran espacio central se construye una cubierta de vidrio que permite que se pueda utilizar con independencia de las condiciones climáticas. El peso de la cubierta se transmite a través de columnas que bajan embebidas en la piel de piedra hasta la cimentación, evitando los soportes visibles para no interrumpir la composición de la fachada original. El problema geométrico que plantea el encuentro entre un perímetro rectangular y un cilindro, que se encuentra cinco metros desplazado respecto del punto central en el eje este-oeste, se resuelve mediante una forma toroidal irregular, en la que cada uno de los 3.312 paneles de vidrio tiene un tamaño diferente. La complejidad de diseño era tal que ha sido necesario crear un programa informático ex profeso para su cálculo, y cada una de las piezas ha sido patrocinada por particulares o empresas.

Situado en el corazón de Bloomsbury, el nuevo patio del British Museum es uno de los hitos del proyecto de regeneración que enlaza, mediante un recorrido peatonal, las zonas universitarias del norte, la British Library, Covent Garden, Trafalgar Square y, finalmente, el río Támesis.


Cliente Client

Trustees of the British Museum

Arquitecto Architect

Foster + Partners

Consultores Consultants

Buro Happold (estructura structural engineering); Northcroft Nicholson (aparejador quantity surveyor); Buro Happold (instalaciones M+E engineering); Claude Engle Lighting Consultant (iluminación lighting engineering)

Fotos Photos

Nigel Young / Foster + Partners