Hotel y oficinas, Hamburgo
David Chipperfield 

Hotel y oficinas, Hamburgo

David Chipperfield 


Este hotel de cinco estrellas y el edificio comercial y de oficinas enfrentado forman parte de un plan para crear 110.000 m2 de viviendas y oficinas sobre los terrenos de la antigua cervecería Bavaria, en el barrio de St. Pauli, en Hamburgo.

La principal fuente de inspiración del proyecto fue la extraordinaria historia y naturaleza del solar, con sus vistas excepcionales sobre el río Elba. Al constituir la mayor área industrial disponible en el casco urbano de Hamburgo, el emplazamiento requería un estudio atento, al igual que su estratégica ubicación entre dos zonas muy diferentes de la ciudad: el centro urbano, con sus importantes inmuebles institucionales, de vivienda y de comercio al este, y la pequeña escala de las construcciones del siglo XIX del barrio de St. Pauli, al norte y al oeste. El solar puede entenderse como un vacío en la ciudad que debe ser llenado para poder actuar como mediador entre los diferentes tejidos urbanos con los que limita, proponiendo nuevas relaciones entre ellos. En claro contraste con el carácter introvertido de la antigua fábrica, el hotel y el edificio comercial y de oficinas ‘Brauhaus’ pretenden integrar en su arquitectura abundantes referencias a los barrios adyacentes, tanto programáticas como urbanísticas. Para ello, el cuerpo de veinte plantas del hotel se escalona en diferentes volúmenes, cada uno de los cuales se corresponde en altura con los aleros de los inmuebles contiguos. El espacio público a modo de plaza propuesto por su basamento toma como referencia, tanto en escala como en contenido —restaurantes, bares, tiendas y zonas para conferencias— el vecino barrio de St. Pauli, mientras que la torre del hotel constituye, con sus 328 habitaciones, un huevo hito en el perfil de Hamburgo. Desde el agua, el volumen aparece delgado y vertical, lo que le permite integrarse en el llamado ‘Hafenfront’, una corona en torno al puerto dominado por la presencia de impresionantes edificios que datan del cambio de siglo y por las agujas de las numerosas iglesias situadas a lo largo del río Elba.

La fachada, de vidrio y bronce, se estructura en torno a una construcción de vigas y pilares que enfatiza la dirección vertical del conjunto gracias a una ligera diferencia de profundidad entre los elementos que la constituyen. En algunas de sus partes sólidas, realizadas mediante planchas de bronce, se han realizado pequeñas perforaciones que permiten ventilar las habitaciones del hotel. Este cerramiento actúa como una piel homogénea que unifica los diferentes volúmenes en los que se descompone el conjunto, proveyendo a los edificios colindantes con un sutil fondo arquitectónico.


Cliente Client

Empire Riverside GmbH & Co. KG

Arquitectos Architects

David Chipperfield Architects

Colaboradores Collaborators

David Chipperfield, Christoph Felger, Annette Flohrschütz, Ulrich Goertz, Dirk Gschwind, Amelie Haacke, Klaus Heldwein, Christian Helfrich, Paul Hillerkus, Frank Jödicke, Birge Kahl, Daniel Keppel, Hartmut Kortner, Marcus Mathias, Harald Müller, Franziska Rusch, Lutz Schütter, Antonia Schlegel, Thomas Spranger, Peter von Matuschka, Daniel Wendler, Robert Westphal, Christoph Wiedemeyer

Consultores Consultants

Planungsgruppe Dröge Baade Nagaraj, Salzgitter (estructura structural engineer); REESE Beratende Ingenieure VDI, Hamburg (instalaciones services engineer); Lützow 7 Landschaftsarchitektur und Gartenkunst (paisajismo landscape architect); R+R Fuchs, Munich (fachada façade consultant); Müller-BBM GmbH, Berlin (estática building physics)

Fotos Photos

Christian Richters