Equipamientos frente al lago Sete Cidades, São Miguel
Eduardo Souto de Moura 

Equipamientos frente al lago Sete Cidades, São Miguel

Eduardo Souto de Moura 


Declarado como una de las siete maravillas naturales de Portugal, el lago Sete Cidades es una de las principales atracciones turísticas de la isla de São Miguel, en el archipiélago de las Azores. Con el objetivo de equilibrar el aprovechamiento de sus recursos y su impacto ambiental, en el año 2005 se redactó un plan de ordenación de la orilla hidrográfica del lago que incluía la construcción de una serie de equipamientos de uso recreativo.

Situado a escasos metros del agua, el proyecto reduce al mínimo su expresión mediante un entramado de perfiles metálicos donde se insertan las diferentes piezas. Este esqueleto ortogonal se concibe como una estructura ligera que se eleva levemente sobre el terreno para no alterar la topografía natural. Además, los perfiles de acero inoxidable continúan más allá de los volúmenes construidos, generando la sensación de que los edificios se desmaterializan. Todo ello hace que, a pesar de seguir un patrón estrictamente racional, el proyecto se integre en su entorno natural sin necesidad de mimetizarse.

Los volúmenes de uso restringido —el almacén de barcos, el balneario y las instalaciones de apoyo— se cierran con paneles de espuma de aluminio. La elección de este material responde, por un lado, a su apariencia, ya que es similar a la piedra de basalto típica de las Azores; y, por otro, a sus especificaciones técnicas, ya que es muy ligero y permite la prefabricación. Por su parte, los edificios de uso público —el club de vela y la cafetería— se abren hacia las vistas del lago mediante un cerramiento de vidrio. Las cubiertas, formadas por perfiles metálicos y paneles sándwich, terminan con una capa de tierra vegetal de cuatro centímetros de espesor que integra visualmente el conjunto en el paisaje. Una serie de tensores metálicos, situados entre los pórticos abiertos, permite el crecimiento de plantas trepadoras que arrojan sombra y difuminan el límite entre lo natural y lo construido.

La planta de los diferentes edificios se distribuye en torno a módulos cuadrados de 6 x 6 metros, que se combinan con otros de 6 x 5 metros en los frentes longitudinales. El acceso a los espacios interiores se realiza de forma lateral a través de pasarelas de madera. Cuando es necesario, los equipamientos disponen de un patio interior anejo a un área técnica para situar las instalaciones de climatización y ventilación. Frente al almacén de barcos, una pasarela de madera, construida a partir de estructuras modulares flotantes, avanza hacia el agua para facilitar la práctica de las actividades tanto recreativas como deportivas. 


Obra Work

Plano de Ordenamento da Bacia Hidrográfica da Lagoa das Sete Cidades

Cliente Client

AZORINA Sociedade Gestão Ambiental e Conservação Natureza SA - Secretaria Regional do Ambiente e do Mar

Arquitectos Architects

Eduardo Souto de Moura, Adriano Pimenta

Colaboradores Collaborators

Ana Ferreira, Maria Vasconcelos, João Jesus, Paulo Morgado, André Campos, Tiago Coelho

Consultores Consultants

Arqt.of (paisajismo landscaping); Afa Consult (estructuras, electricidad, instalaciones mecánicas, saneamiento, viario structures, electricity, mechanical installations, sanitation, roadworks)

Contratista Contractor

Somague + Tecnovia

Superficie construida Built-up area

1.207,90 m²

Presupuesto Budget

4.865.000 €

Fotos Photos

Luís Ferreira Alves