Conjunto residencial Els Quimics, Gerona
Carlos Martí Aris  Eduard Gascón 

Conjunto residencial Els Quimics, Gerona

Carlos Martí Aris  Eduard Gascón 


El enorme crecimiento experimentado por Gerona en las últimas décadas ha llevado a la recuperación de parte de su suelo industrial para usos residenciales. Éste fue el destino de la antigua fábrica de ácido tartárico conocida como ‘Els Químics’, fuera de servicio desde 1990. 

El elemento arquitectónico más importante del complejo era una chimenea de 56 metros de altura incluida en el catálogo del patrimonio arquitectónico de la ciudad. Posiblemente fuese este condicionante de conservación lo que indujo a los iniciales promotores a ofrecer el encargo a Aldo Rossi, quien había hecho de las chimeneas troncocónicas uno de los signos iconográficos distintivos de su obra.En la primera versión del proyecto, de 1994, Rossi recurre a arquetipos de la tradición mediterránea como la calle y la plaza mayor, proponiendo una estructura principal formada por grandes edificios colectivos que siguen la traza de la antigua fábrica, complementada por una estructura secundaria de casas más bajas que toman la directriz de una calle transversal situada en el centro del frente principal. Con ellas se da forma a un vestíbulo urbano que engloba la chimenea y desde el cual, atravesando un portal, se accede a una plaza cerrada. 

El nuevo complejo residencial, erigido sobre los antiguos terrenos de la fábrica ‘Els Quimics’, se realiza a partir de las trazas de un proyecto de viviendas diseñado por Aldo Rossi en 1994 para este lugar y que nunca se llevó a cabo.

El arquitecto italiano moriría tres años más tarde sin ejecutar la obra, pero un tiempo después el proyecto se reactivó con una propuesta fiel a su legado cultural pero abiertamente distanciada de su propuesta inicial en las soluciones concretas. Respetando todos los parámetros urbanísticos del anteproyecto, la intención ha sido crear un sistema residencial abierto y capaz de dialogar con las diversas situaciones que se producen en su entorno. 

Las salas de estar abren hacia los jardines del lado sur, pero es la cara norte, resuelta mediante un muro de ladrillo perforado con ventanas de ritmo uniforme, la que asume la representatividad del conjunto arquitectónico.

La gran chimenea continúa gobernando la composición del conjunto, pero en vez de encontrarse aprisionada por la edificación residencial se convierte en un elemento autónomo y asume el papel de articular los dos principales espacios públicos generados: el paseo o salón urbano, de directriz este-oeste, y la plaza central, pavimentada y abierta al norte, hacia la ciudad. Ésta se flanquea a su vez por otras dos plazas abiertas a sur, ajardinadas y tratadas como ámbitos de lo doméstico.

El proyecto ha tratado de hacer compatible la buena orientación de las viviendas con la construcción de un gran frente urbano que mire hacia la ciudad histórica. En el lado sur se han dispuesto persianas correderas y orientables, mientras que la cara norte asumía el papel más representativo, resolviéndose en función de ello con un muro de ladrillo perforado por ventanas de ritmo uniforme.


Cliente Client

Inmobiliaria Colonial

Arquitectos Architects

Eduard Gascón/TAC Arquitectos, Carles Martí

Colaboradores Collaborators

Lupe Álvarez, Camilo Casacubierta, Alfredo Sarrias, Mateu Subirá, Josep Castillo, Ignasi Pérez, Cristina García, Diego Mesa, Albert Cusó, Fernanda Racana; Vicente Galiana (aparejador quantity surveyor)

Consultores Consultants

Vicente Alegre (estructuras structures);JSS (instalaciones mechanical engineering) Contratista Contractor Fomento de Construcciones y Contratas(construcción construction); Rubau Tarrés(urbanización development)

Fotos Photos

Lluís Casals ,Jordi Bernadó