Centro deportivo en Valdemoro, Madrid
Javier Revillo  María Fraile 


El proyecto resultó ganador del concurso convocado por el gobierno regional y el ayuntamiento para la construcción de un centro deportivo en esa localidad del sur madrileño. La parcela triangular —que linda al sur con la plaza de toros, al norte con la calle Dalí y al oeste con la calle Río Manzanares— tenía inicialmente una pendiente constante que salvaba un desnivel de 4,50 metros. El programa contemplado en las bases incluía un zona deportiva cubierta, otra de pistas al aire libre y un parque público. La solución adoptada ordena el solar en tres bandas paralelas: en la franja oeste se coloca la zona verde y la plaza de ingreso; la banda intermedia la ocupa el centro deportivo; y la banda este se reserva a las pistas descubiertas.

Las explanadas necesarias para instalar las pistas se consiguieron mediante obras de nivelación: la banda oeste se niveló a cota +620,00, y la banda este a cota +615,50, que es la de urbanización de la plaza de toros vecina. El centro deportivo, insertado entre las dos explanadas, salva la diferencia de cotas entre ellas conectando el nivel de la plaza de acceso con el de las pistas exteriores. Un par de prismas —unidos por un patio de luces rectangular de eje longitudinal orientado este-oeste— componen el volumen edificado: el mayor de ellos (planta rectangular de 45,00 x 27,00 metros y 7,50 metros de altura libre) alberga la pista polivalente; el otro alberga la piscina (un vaso también rectangular de 25,00 x 12,50 metros). El pasillo de acceso a los vestuarios se encuentra bajo el patio de luces; al sur queda el vestuario de la piscina y al norte el del polideportivo; cada uno de ellos situado bajo el graderío del pabellón al que sirven.

El presupuesto disponible era muy reducido; la necesaria economía de ejecución se ha conseguido eligiendo soluciones constructivas en las que los elementos estructurales definen la forma de los espacios, evitando, en lo posible, el uso de materiales de revestimiento. Básicamente, el nivel inferior semienterrado se ha resuelto con muros perimetrales de hormigón y el superior con estructuras de acero. La cubierta es de chapa grecada galvanizada, apoyada sobre cerchas de perfiles laminados sencillos; para el cerramiento se ha optado por vidrio translúcido insertado entre los perfiles estructurales de la fachada, y por chapa galvanizada para los testeros este y oeste de la pista polideportiva; el vaso de la piscina es de muros de hormigón armado en contacto directo con el terreno; los forjados son losas de hormigón armado y las gradas se han ejecutado con elementos de hormigón prefabricado, apoyados sobre pórticos metálicos construidos en taller...[+]