Centro de salud en San Blas, Madrid
estudio.entresitio 

Centro de salud en San Blas, Madrid

estudio.entresitio 


En las inmediaciones del cinturón de circunvalación M-40, en un territorio carente de re-ferencias dentro del madrileño distrito de San Blas, se levanta un nuevo centro de salud, cuyas trazas obedecen a la alineación de la calle de Pobladura del Valle. Desde esta vía se abren sendas entradas, separando las circulaciones peatonales de las rodadas. Dichos accesos señalan la distribución del programa en una planta baja principal, a la que se subordina una inferior enterrada. 

Las distintas estancias del programa se ordenan por medio de una parrilla ortogonal poco densa, en la que se distribuyen trece patios para separar las estancias públicas de las privadas, siguiendo tres corredores longitudinales.

Siguiendo la directriz de esa calle se establece una malla ortogonal que organiza los espacios en torno a tres distribuidores longitudinales dando servicio a una doble crujía. Para reducir la intensa ocupación del solar se abren trece patios colocados al tresbolillo que también favorecen la separación de los ámbitos públicos y privados, permitiendo una correcta iluminación y ventilación de las estancias.

Frente a los edificios médicos de carácter curativo o de diagnóstico, este centro municipal se concibe poniendo el énfasis en la vertiente preventiva, con un importante protagonismo de la educación. Resuelto con una geometría de formas puras, los usos principales se sitúan en la planta de acceso, agrupados en dos grandes bloques: administrativo y sanitario. El primero recoge el vestíbulo de entrada, la zona de admisión y citaciones, despachos, aulas de formación, espacios para el personal y los aseos; el segundo incluye el área de asistencia, consultas, salas de espera y espacios de apoyo

La pureza geométrica de los volúmenes del edificio sirve para organizar una sucesión de estancias y de vacíos que estructuran el espacio hasta lograr tanto una correcta ventilación como iluminación natural de cada ámbito interior.

. Las zonas de espera, que dan servicio cada una a tres consultas, se plantean como ensanchamientos de los pasillos, iluminados por dos patios interiores. Por otra parte, el sótano alberga las áreas de servicios generales, con almacenes, vestuarios y aljibes, además de un aparcamiento para 21 vehículos.

El control de las vistas necesario para el buen funcionamiento de un programa de estas características desarrollado a nivel de calle se logra por medio de un cerramiento unificador y masivo de muros ciegos de hormigón visto. La rotundidad del mismo se ve reforzada por la áspera textura brutalista que le confiere la huella del encofrado de maderas horizontales colocadas con precisión. Estos muros se prolongan hacia el interior para definir la estructura, resaltando a su vez el contraste con los materiales empleados para los patios interiores. 

Mientras los vidrios se resuelven con un sencillo detalle constructivo, el ritmo horizontal de las maderas que configuran el encofrado se ha cuidado especialmente para así dotar a los alzados de una textura rugosa.

Los paramentos de dichos espacios abiertos se solucionan con un revestimiento de azulejos cuyos esmaltes producen juegos de brillos y transparencias con los vidrios que los delimitan. La altura del espacio de los patios se subraya con los volúmenes prismáticos que sobresalen del perfil del conjunto.


Cliente Client

Madrid Salud, Ayuntamiento de Madrid 

Arquitectos Architects

María Hurtado de Mendoza Wahrolén,César Jiménez de Tejada Benavides, José María Hurtado de Mendoza Wahrolén Colaboradores ColaboratorsJorge Martínez Martín, Laura Frutos Campelo, Vincent Rodríguez, Fabrice Quemeneur, Filipe Minderico, Clara Rodríguez, Marco Plazogna; Juan Carlos Corona Ruiz, David Gil Crespo(aparejadores quality surveyors)

Consultores Consultants

Francisco Duarte Jiménez (estructura e ingeniería structure & engineering) Contratista ContractorJ. Quijano

Fotos Photos

Roland Halbe