Casa Raem en Curacaví

Pezo von Ellrichshausen 


Sobre una suave pendiente se sitúa esta pieza solitaria definida por una geometría estricta construida con hormigón pigmentado en amarillo. La casa está organizada en torno a un gran patio abierto con un jardín seco y alguna roca. Los muros perimetrales abrazan este vacío extendiéndose con losas de bordes curvos, sostenidas por pilares centrales. Con una superficie construida de 187 metros cuadrados, la vivienda de una sola planta se eleva sobre un zócalo cuadrado. En los lados sur y este, las secuencias laterales de estancias estrechas se entierran ligeramente en el terreno. Las puertas correderas permiten que las habitaciones se abran al patio.

Fotos cortesía de Pezo von Ellrichshausen