Adecuación paisajística del recinto amurallado y la capilla del Castillo de Jorba
Carles Enrich 

Adecuación paisajística del recinto amurallado y la capilla del Castillo de Jorba

Carles Enrich 


En 2019 se inicia la segunda fase del plan director para recuperar el entorno del Castillo de Jorba, cuyos restos coronan la montaña del Puig de la Guardia, en la comarca catalana del Anoia. Durante la excavación se descubre una capilla de 60 metros cuadrados del siglo XII, con elementos decorativos del siglo XVI y XVII, que se decide preservar.

El proyecto de la firma barcelonesa liderada por Carles Enrich cubre este espacio compuesto por tres muros de 4 metros de altura, que permiten leer a través de sus capas los diferentes usos que adquirió la capilla a lo largo de los años. Realizada in situ y sustentada con varillas roscadas reversibles, la estructura protectora, ligera y de madera laminada está cerrada con planchas de policarbonato traslúcidas. Los materiales obtenidos en las excavaciones arqueológicas se reaprovechan, ejemplo de ello es la tierra utilizada como el nuevo pavimento de la capilla.

Dado el hallazgo, se plantea un recorrido paisajístico que une las dos primeras etapas históricas del castillo y finaliza en el interior de la capilla. Una cuerda anclada al terreno con varillas corrugadas conecta los espacios limitando la zona visitable. Desde la puerta original de entrada al recinto se llega a la terraza superior, que actúa como mirador, recuperada rebajando el terreno hasta la cota del pavimento original. Unas escaleras realizadas con listones de madera sobre un acopio de piedras sobrantes enlazan este nivel con el acceso a la capilla, situada 4 metros por debajo, completando así el recorrido paisajístico.