20 viviendas VPO en Méndez Álvaro
Álvaro Soto  Javier Maroto  Solid 

20 viviendas VPO en Méndez Álvaro

Álvaro Soto  Javier Maroto  Solid 


Si las viviendas en chaflán suelen organizarse en un bloque compacto, con la desventaja de los difíciles encuentros contra las medianeras vecinas, el proyecto, para veinte viviendas protegidas (VPO) y tres locales comerciales en Méndez Álvaro, propone una nueva manera de solucionar el chaflán, a través de un edificio con planta en forma de mano, lo que permite a cada vivienda abrirse al aire y a la luz, incrementando la fachada y disminuyendo el contacto entre las viviendas vecinas (evitando también los ruidos o la incomodidad de la convivencia forzada a través de las paredes); como le ocurre a una mano abierta, los dedos quedan separados, semejantes y distintos entre sí a un tiempo.

La separación de las viviendas entre sí se complementa llevando la escalera y el ascensor hacia el fondo del solar, dejando un patio interior a las comunicaciones de todo el edificio. Hacia la calle, el conjunto se levanta una altura de 4,30 metros, protegiendo la intimidad de las viviendas y dejando la planta baja lo más libre posible para incorporar los tres locales, entre cuyos pliegues se sitúa el acceso general al edificio. Las viviendas se organizan en cuatro pequeños bloques separados para asegurar la ventilación y el soleamiento de todas las estancias, y lograr desde cada uno de los hogares la percepción de estar aislados unos de otros. 

La disposición de los bloques en forma de mano incrementa la superficie de fachada, permitiendo la entrada de luz y la ventilación natural en todas las viviendas; entre los bloques se generan espacios comunitarios.

El patio interior es el espacio de recepción y actividad. Lo novedoso del proyecto es que, mientras las viviendas organizan el chaflán de manera que ‘parecen aisladas’, el patio se ofrece como el lugar donde se puede desarrollar una vida comunitaria. El tamaño del patio, y de los corredores que enlazan cada una de las viviendas con las demás, hacen posible que se genere espacio suficiente para que los vecinos se paren para hablar o realizar alguna actividad común, y proporcionan un lugar idóneo para el juego infantil. Por último, el conjunto está dotado de un aparcamiento muy compacto en dos plantas conectadas entre sí mediante un montacargas de vehículos.

El material que construye todo el conjunto es el ladrillo vidriado. El de color negro, utilizado en la fachada y las cubiertas, marca unos planos neutros, de dos dimensiones, y crea un efecto absorbente hacia la calle. Los patios exteriores y los interiores de la manzana son de ladrillo claro, reflejando la luz hacia el interior de las viviendas. La fachada adquiere así una condición ligera a través del contraste entre luz y sombra, o entre la materialidad del ladrillo vidriado negro y blanco sobrevolando la calle.


Cliente Client

EMVS (Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo de Madrid)

Obra construction: Consuelo González, Manuel Tuñón

Arquitectos Architects

Álvaro Soto, Javier Maroto

Solid arquitectura SLP / Sotomaroto arquitectos

Colaboradores Collaborators

Obra Construction: Lidia Fernández (arquitecto architect); José Ramón Pérez (aparejador quantity surveyor)

Proyecto Project: Carlos Mínguez (arquitecto architect), Marta A. Bueno, Guillermo García-Badell, Marta Rabazo; Gabriel López (arquitecto técnico quantity surveyor

Concurso Competition: Frederic Fraeys, Carlos Mínguez (arquitectos architects); Iris Jiménez, Almudena Mestre, Alejandra Navarrete

Consultores Consultants

Beatriz Lombao / maremoto paisaje (paisajismo landscape); IDP Ingenieros de Proyectos y Obras (estructuras structures); Pedro Pablo Barquilla (instalaciones mechanical engineering)

Contratista Contractor

Corsán – Corviam Construcción S.A.

Superficie construida Floor area

3.030 m²

Presupuesto Budget

1.750.000 euros PEM (577 euros/m² aprox)

Fotos Photos

Javier Callejas