El Reino del Medio es el País del Centro. Para sus habitantes, China es Zhongguo, y ese país del centro es hoy el corazón geopolítico del mundo. El ascenso caudaloso de China ha transformado el panorama que dejó el final de la Guerra Fría hace tres décadas, con una sola superpotencia y la centralidad económica del Atlántico. Hoy ese centro se ha desplazado al Pacífico, y las dos grandes naciones de esta hora han transformado la convergencia en rivalidad. El consenso de Washington, alumbrado en 1989 para guiar el desarrollo de otros países por la senda democrático-liberal, ha sido reemplazado por el consenso de Pekín, más atento al pragmatismo de las infraestructuras que a las libertades cívicas. La influencia de China es política y económica, pero también ideológica, y su colosal inversión en áreas como la inteligencia artificial, la computación cuántica y la biotecnología pueden otorgarle muy pronto un liderazgo científico.

La arquitectura no es ajena a estas mudanzas, y desde 2004, año en que se acuñó el consenso de Pekín, hemos recogido monográficamente las transformaciones de un país que ha experimentado la mayor explosión urbana de la historia. En una primera fase registramos la apertura del país a las firmas internacionales, con AV 109-110 (2004) y los números dedicados a los Juegos de Pekín y la Expo de Shanghái, Arquitectura Viva 118-119 (2008) y 129 (2009); más tarde documentamos la incorporación a la modernidad de los arquitectos chinos en el Atlas: Asia y Pacífico (2010) y en AV 150 (2011); y en un tercer ciclo de innovación hemos procurado dar cuenta del empeño de la última generación por construir una nueva tradición que amalgama lo contemporáneo con sus propias raíces constructivas y arquitectónicas, en Arquitectura Viva 180 (2015) y, ahora, en el que expresa esa fusión en diferentes contextos geográficos y materiales.

Este número de Arquitectura Viva cierra una etapa que se inició en 2013 con el número 148, que intencionadamente titulamos ‘Transformaciones’. Seis años y sesenta números después la revista vuelve a transformarse con el propósito de servir mejor a los lectores haciéndola más ágil y más variada, mientras se mantiene intacta la voluntad de excelencia tanto en la selección de obras y temas como en su tratamiento gráfico y literario. En la arquitectura reverberan los sonidos del mundo, y desde este observatorio procuramos seguir atentos a las mudanzas históricas, que están alumbrando un paisaje intelectual y físico inédito. Al clausurar un periodo, quizá es apropiado jalonar este tránsito con homenajes a héroes de nuestra juventud y nuestra edad madura, o con personajes de nuestra generación con cuyos intereses hemos coincidido o discrepado, y eso hago en las secciones de Arte/Cultura y Libros. Este también es nuestro país del centro.


Etiquetas incluidas: