Museo de la Cultura Liangzhu, Hangzhou
David Chipperfield 

Museo de la Cultura Liangzhu, Hangzhou

David Chipperfield 


El museo, que alberga una colección de hallazgos arqueológicos de la cultura Liangzhu (3000 a. de C.), recibe este nombre por el lugar donde fueron descubiertos en el año 1936 los primeros vestigios de esta civilización en la provincia China de Zhejiang. La cultura Liangzhu, perteneciente al neolítico tardío del sureste de China, es bien conocida por sus numerosos y extraordinarios objetos de jade y de cerámica negra, siendo distintivo el peculiar estilo, la gran calidad y la delicada técnica con los que estas piezas fueron ejecutadas.

El museo, de 9.500 metros cuadrados, está ubicado en el extremo norte de un parque donde el elemento dominante es el agua. Al oeste del mismo, un paisaje suavemente moldeado y surcado por anchos arroyos conduce al emplazamiento del edificio en lo alto de un promontorio. La expresividad formal del conjunto se descubre al visitante a medida que éste se aproxima a través del parque, ya sea en carretera o a pie, a esta colina artificial. Desde el aparcamiento, una larga pasarela nos invita a cruzar hasta el patio de acceso principal.

El proyecto se compone de cuatro volúmenes prismáticos longitudinales adosados entre sí. Estos cuerpos, aunque idénticos en anchura —18 metros— difieren visiblemente en altura, emergiendo como una forma escultórica al exterior. En cada unos de ellos se insertan patios que forman parte del recorrido y permiten la conexión entre las salas. Tratados a modo de paisaje interior, estos patios también actúan como lugares para el descanso y la circulación al aire libre, lo que permite introducir luz natural en el interior del edificio y promover, pese a la marcada linealidad de sus salas, un alto grado de flexibilidad en los recorridos. Al sur, un puente conduce a una pequeña isla que provee a la institución de un espacio exterior de exposición.

La colección permanente y las salas de exposiciones temporales presentan accesos independientes desde el vestíbulo. Las zonas limítrofes con el paisaje colindante se cubren con vegetación densa en dirección a la edificación existente, lo que permite tan sólo un selectivo número de vistas al parque y a las colinas de los alrededores.

El mármol travertino iraní y el enfoscado blanco son, junto con los controlados paños de vidrio, los protagonistas en la construcción del edificio. La suave textura del mármol, de color crema, evoca el brillo pétreo de las piezas de jade que acoge el museo, al tiempo que dota al conjunto de una marcada impresión de solidez y hermetismo, matizada por la presencia del agua y en contraste con la sensación de apertura de los patios interiores. 


Cliente Client

Narada Real Estate

Arquitectos Architects

David Chipperfield Architects

Colaboradores Collaborators

Libin Chen, David Chipperfield, Annette Flohrschütz, Marcus Mathias, Mark Randel, Christof Piaskowski, Alexander Schwarz

Consultores Consultants

Levin Monsigny Landschaftsarchitekten (paisajismo landscape design); ZTUDI The Architectural Design and Research Institute Zhejiang University of Technology (estructura, instalaciones structural engineer, services engineer)

Fotos Photos

Christian Richters