Estación Tapachula
Colectivo C733  

Estación Tapachula

Colectivo C733  


Mientras Cecil Rhodes soñaba con ensartar las colonias británicas en África mediante un tren que fuese de El Cairo al Cabo, los gobiernos de las naciones americanas hacían lo propio con objeto de estrechar los lazos del Nuevo Continente; y aunque la empresa no lograría tender vías del Canadá a la Tierra del Fuego, sí consiguió que el México del Porfiriato llevase el ferrocarril hasta los inaccesibles estados del istmo de Tehuantepec. La ciudad de Tapachula prosperó gracias a este cordón umbilical, y dramático fue por ello el efecto del huracán Stan en 2005, que devastó la red e hizo inviable su reconstrucción. Antaño puerta de entrada al país desde Guatemala, la estación languidecía convertida en vertedero hasta que un plan federal de desarrollo se propuso convertirla de nuevo en un espacio para la comunidad.

Siguiendo el mismo esquema lineal de los antiguos carriles, una estructura ligera reforzada con tensores se sucede a ritmo constante y configura una suerte de nave, ora cubierta, ora al aire libre, bajo la cual se instalan canchas deportivas, columpios y zonas de estancia. A ambos lados, una serie de pantallas paralelas de hormigón funcionan como cimentación vista y permiten integrar en el conjunto graderíos y espacios ancilares de menor formato.