Casas en el centro histórico, Granada
Juan Domingo Santos 

Casas en el centro histórico, Granada

Juan Domingo Santos 


El interés municipal por recuperar el barrio histórico de San Matías, en el centro de Granada, ha hecho posible intervenir sobre una pequeña casa con planta en forma de L, rodeada de cinco muros medianeros y de una estrecha calle que, por su proporción, parece uno más. En un principio se intentaron incorporar los espacios de la casa colindante para, en planta baja, atravesar la manzana de una calle a otra conectando dos pequeñas plazas aisladas. Esta unión, no ejecutada finalmente, planteaba nuevas relaciones en el barrio, una zona medieval que sufre las contradicciones entre el trazado abierto de las fachadas decimonónicas y la estrechez de las calles que perforan el denso parcelario, dando lugar a una trama compacta en la que se hace necesario volver la mirada a lo doméstico en busca de la intimidad que el espacio público no puede ofrecer.

Las dos viviendas que se obtienen materializan esta renuncia al exterior y se construyen limitadas por la medianera, adaptándose a la irregular geometría de las casas existentes. Esta introversión queda patente en la fachada común, que se cierra a una ciudad desde la que es imposible ver ni intuir lo que sucede en el interior. Aquí, unos muros gruesos, interrumpidos en puntos estratégicamente dispuestos, invitan a participar de espacios muy variados que intentan expresar con esta diferencia el vaciado de los patios y calles del barrio. De igual forma, las proporciones de algunas estancias de la primera planta, un patio de acceso excavado y una espaciosa sala vertical a cota de calle, distorsionan el tamaño real del objeto.

La luz, que se introduce a través de las hendiduras perforadas en la cubierta, se convierte en elemento definidor del espacio doméstico. La claridad que entra proporciona un ambiente apacible; la penumbra, en cambio, varía la dimensión temporal y espacial de las estancias provocando diferentes efectos escenográficos. Luces y sombras modelan los volúmenes acentuando algunas de sus proporciones, como la empinada escalera que, alrededor de un muro inclinado, asciende a lo más alto de la casa.[+]