Premios  Gente 

Herodes en Jerusalén

El provocador arquitecto holandés Rem Koolhaas recibió el premio Pritzker del año 2000 frente a los muros ciclópeos de Jerusalén.

Luis Fernández-Galiano   /  Fuente:  El País
30/11/2015


Como el Papa, Rem Koolhaas celebrará el Jubileo viajando a Jerusalén. Pero su peregrinación no tendrá como objetivo pedir perdón, sino recibir el premio más importante que otorgan los arquitectos. Al pie de los colosales sillares de piedra levantados por el rey Herodes, el 29 de mayo Thomas J. Pritzker entregará 100.000 dólares a un holandés errabundo y errátil que a sus 56 años se ha convertido en el arquitecto más influyente, ambicioso y subversivo desde Le Corbusier. Periodista y cineasta antes de ingresar en el campo de la arquitectura, Koolhaas ha empleado su talento literario y artístico para socavar con violencia sádica todas las certezas modernas, construyendo con libros, exposiciones y edificios un manifiesto hiperreal que resulta ser también hipermoderno. Ante la crisis del lenguaje áspero de las vanguardias, los años ochenta contemplaron el ascenso de las formas azucaradas posmodernas, una utopía amable ad usum delphini; pero en los noventa Koolhaas emergió como el ideólogo de una reacción radical que exacerbaba el idioma moderno hasta extremos surreales, para fabricar un universo imaginario tan fascinante como poco apto para menores.

Koolhaas recibió el premio Pritzker en Jerusalén, pero los enclaves históricos no son su medio natural; al holandés le interesan los efectos de la globalización sobre el futuro urbano, como muestra (abajo) su exposición ‘Mutaciones’.

Esa arquitectura turbadora, que se extiende de las rampas y los troncos inesperados de la Kunsthal de Rotterdam a los pliegues y dobleces paradójicos del Educatorium de Utrecht, y desde la coreografía acuática de la Villa Dall’Ava en París hasta el dramatismo mecánico de la casa para un tetrapléjico en Burdeos, tuvo su expresión más deslumbrante en dos proyectos no realizados, concursos ambos fallidos para grandes obras parisinas: el Parque de La Villette, que empleaba los cadáveres exquisitos de los surrealistas para colonizar el territorio con bandas funcionales arbitrariamente yuxtapuestas; y la Gran Biblioteca, que se proponía como un cubo gigantesco de depósito de libros en el que se excavan azarosamente los bultos, rizos y burbujas de las salas diversas. Frente a ellos palidecen obras construidas como el caligráfico teatro de danza de La Haya, las ingeniosas viviendas japonesas de Fukuoka o el hiperbólico Congrexpo de Euralille, y se desdibuja también la última cosecha de proyectos escultóricos: prismáticos, como los conjuntos fracturados de la torre MAB en Rotterdam y la sede de Universal en Los Ángeles; o facetados, como las piezas dislocadas de la Casa de la Música de Oporto y la biblioteca pública de Seattle.

Con todo, es posible que la obra más importante de Koolhaas sea un libro: S,M,L,XL, un volumen enorme y confuso titulado con la expresión abreviada de las tallas (pequeña, mediana, grande, muy grande) en el que el holandés defiende su pasión por la gran escala y por la congestión caótica de la metrópolis contemporánea. Esa pulsión demiúrgica estará presente en su viaje a Jerusalén, un desplazamiento en el espacio y en el tiempo que le llevará hastalas ruinas ciclópeas del Templo.Ante esa construcción de trazas reveladas y reyes arquitectos, es fácil suponer que Koolhaas se sentirá más próximo a Herodes que a Salomón; y es seguro pronosticar que nadie oirá sollozar al arquitecto frente a los si-llares titánicos del Muro de las Lamentaciones.[+][+]


Etiquetas incluidas: