Libros 

Atalaya frente al mar

Una casa de Álvaro Siza

Atalaya frente al mar
Libros 

Atalaya frente al mar

Una casa de Álvaro Siza

Francisco Mangado 
30/06/2011


El libro House in Mallorca. Álvaro Siza, es el primero de una colección titulada ‘ONE’ cuyo origen está en la cercana relación entre tres personajes: el recientemente premiado con el Pritzker Eduardo Souto de Moura, coordinador de la colección; el sutil fotógrafo Juan Rodríguez; y el generoso dinamizador e impulsor de la arquitectura José María Ferreira, representante de la empresa Jofebar. Con esta colección pretenden no sólo divulgar proyectos, sino sobre todo materializar una idea de cómo debe ser, según ellos, la publicación y divulgación de la arquitectura. La colección tiene, pues, mucho de afirmación, y está llamada a convertirse, por su elegancia, sencillez y claridad, en una colección ‘de culto’, apreciada sobre todo por aquellos a los que no les guste la sobreabundancia de medios y la innecesaria complejidad expositiva. El título de la colección alude, como indicaba su coordinador, a que cada volumen se centrará en la obra de un autor, siempre fotografiada por Juan Rodríguez.

Este primer número se ocupa de la casa que Álvaro Siza construyó para la familia Camper en Palma de Mallorca. Una casa para un paisaje en el que el autor trata de «no caer en la tentación de proyectar una casa para sí mismo, en un lugar súbitamente apasionante, aunque ese impulso esté siempre e ineludiblemente presente». Junto a una breve introducción del propio Álvaro Siza refiriéndose a la casa, y de Eduardo Souto de Moura y José María Ferreira presentando la colección, el primer ONE cuenta con un texto de Josep Quetglas. En él, el autor realiza un particular y poético recorrido a través de doce habitaciones imaginarias que estructuran otras tantas reflexiones, siempre cultas y sugerentes, respecto a la casa o el hecho de habitar.

El libro expresa con claridad cuáles van a ser las constantes de la colección: máxima calidad de la documentación —tanto fotografías como dibujos— y rigor en la presentación de la misma, pues ha de ser ella, sin más aditivos ni falsa manipulación, la que explique el proyecto. Tras las introducciones, el volumen se organiza según una secuencia iniciada con los primeros croquis, fuertes y sugerentes en su expresión, seguidos por fotografías. Éstas, de enorme calidad y siempre en formato blanco y negro —pues es la manera en la que Juan Rodríguez se siente más a gusto, y la que resulta más coherente con la idea de la publicación—, se suceden con tamaño generoso, gran cuidado y calidad compositiva. Posteriormente se presentan fotografías de maquetas y los dibujos y planos que sirvieron para definir y ejecutar el proyecto. Junto a los planos de plantas y secciones generales, el libro contiene una interesante colección de detalles constructivos, esenciales para evaluar y admirar el trabajo realizado por Álvaro Siza en Mallorca.

Conviene destacar, y frente a lo que suele ser habitual en otras publicaciones, el rigor en el tratamiento y organización de los dibujos. Todos ellos tienen escalas similares, y se observa un esfuerzo por ir de lo general a lo particular, aportando referencias gráficas que facilitan el análisis de la vivienda. Los dibujos, claros y sencillos, respiran esa exquisitez que se logra sólo cuando los responsables de la edición han cuidado cada detalle que afecte a la impresión.

La casa seleccionada, no siendo una de las obras más divulgadas de Siza resulta, tras la visión del libro, un paradigma de la manera de entender el paisaje isleño por parte del autor, y un magnífico ejemplo de las expresivas geometrías y detalles que son habituales en su mejor arquitectura. Su elección no es, por tanto, casual y permite entender, a la postre, la agudeza de Eduardo Souto de Moura, un arquitecto que conoce como nadie la obra del maestro.


Etiquetas incluidas: