Rehabilitación del Castillo de Garcimuñoz
Izaskun Chinchilla 

Rehabilitación del Castillo de Garcimuñoz

Izaskun Chinchilla 


El castillo de Garcimuñoz está localizado en el municipio que lleva su nombre, al sudeste de la provincia de Cuenca —a unos 70 kilómetros de su capital, en el kilómetro 156 de la autovía A-3—, ocupando la ladera sur de una colina, no demasiado elevada, pero que constituye el único resalte de importancia en un paisaje caracterizado por su horizontalidad. Por su posición estratégica en el corazón del antiguo señorío de Villena, al que perteneció desde el siglo xii, el Castillo de Garcimuñoz tiene un origen defensivo. A lo largo de su historia fue alcazaba musulmana, residencia temporal para nobles y, desde 1708, alberga también una iglesia que aún hoy mantiene el culto.

Ligera y desmontable, la nueva intervención se posa sobre los viejos muros del castillo, albergando una pequeña dotación cultural y dando pie a un recorrido arqueológico por varias plataformas elevadas.

El proyecto de restauración del castillo, fruto de un concurso celebrado en 2003, ha perseguido tres objetivos fundamentales: primero, consolidar la obra preexistente, evitando el avance de la ruina; segundo, convertir en espacios visitables las antiguas edificaciones; y tercero, introducir nuevos usos de carácter cultural que permitan la realización de nuevas actividades, completando así el programa típico de una moderna mediateca. La previsión de que la fortaleza pudiera requerir en el futuro la realización de nuevas intervenciones o la introducción de nuevos usos ha llevado a imponer la condición de que el conjunto en su totalidad, además de poder mantenerse con facilidad y sin apenas coste, sea completamente desmontable, de manera que sus elementos puedan ser reutilizados en otra ubicación.

Con el objetivo de facilitar la museización de los espacios, el proyecto establece un recorrido en forma de anillo que atraviesa las principales estancias originales, y que al mismo tiempo agrupa los nuevos programas.

Desde el punto de vista tectónico, la nueva arquitectura es muy ligera, busca distinguirse de las construcciones preexistentes y consiste, por tanto, más que en un edificio, en un conjunto de pasarelas, plataformas, escaleras y barandillas. Estas características hacen posible que la intervención funcione como una especie de ‘sistema ortográfico’, pues permite en parte descifrar ese texto desordenado, incompleto y de difícil lectura que forman los restos de diferentes épocas y usos mezclados en el edificio. Una plataforma separa el castillo de los vestigios de la alcazaba, y una pasarela permite recorrer la cornisa que une la arquitectura más defensiva del castillo con aquella posterior a 1400, de carácter más residencial y palaciego. Como si se tratara de puntos, comas o signos de admiración, los nuevos elementos recién incorporados tienen una presencia reducida en la página, pero facilitan el acceso y el entendimiento del mensaje que, en este caso, no es sino una pieza importante de la historia de España.

Corona la torre noroeste una plataforma mirador, con piezas de fundición que provienen de los pueblos vinculados al castillo; la meseta del patio de armas se construye  con un forjado traslúcido  de vidrio y acero.



Cliente Client

Ministerio de Fomento

Arquitecto Architect

Izaskun Chinchilla

Colaboradores Collaborators

Carlos Jiménez Cenamor (dirección de obra project management); D-Fine S.L., Leopoldo Fernández, Eva Utrera (arquitectos técnicos execution surveyors)

Consultores Consultants

FHECOR, Roberto Marín Sampalo (estructura structure); ÚRCULO Ingenieros Consultores (instalaciones mechanical engineering); Julio Hernánz Cabila ; Joaquim Parcerisas Civit (arqueología archaeologist)

Contratista Contractor

CLEOP S.L.

Superficie construida Floor area

3.100 m²

Presupuesto Budget

3.335.833 €

Fotos Photos

Miguel de Guzmán