Cubierta del Monasterio de San Juan, Burgos
BSA Barrio & Sainz de Aja 

Cubierta del Monasterio de San Juan, Burgos

BSA Barrio & Sainz de Aja 


El conjunto arquitectónico que ha llegado a la actualidad forma parte de una serie de edificaciones del siglo XI en torno a un monasterio benedictino extramuros de la ciudad de Burgos, lugar de paso de peregrinos del Camino de Santiago. La iglesia, de tres naves y numerosas capillas, quedó en ruinas tras dos incendios y la voladura del castillo por las tropas francesas. En las paredes laterales, que siguen en pie, se conservan restos de la fase gótica del templo.

Además de garantizar la consolidación y protección de los restos arquitectónicos, el proyecto supone para la ciudad la creación de un nuevo espacio polivalente, de casi 1.300m², destinado a actividades culturales. 

Centrado únicamente en la iglesia, el proyecto pretende proteger los restos y, al tiempo, crear un nuevo espacio a resguardo de las inclemencias del tiempo. La nueva cubierta se materializa en un gran plano plegado que evoca las tres naves originales. A este plano se suman otros dos horizontales que cubren la zona del ábside y la zona noroeste. Este conjunto de planos pretende ‘flotar’ por encima de la ruina como una estructura independiente, sin alterar la percepción de los restos arquitectónicos. 

El respeto a lo existente se materializa también desde el punto de vista constructivo. Los planos que conforman la cubierta se prolongan más allá de los límites de la ruina, por encima de las coronaciones de los muros, con el objeto de garantizar la protección de los restos. A fin de afectar lo menos posible el sustrato arqueológico, se minimizan los apoyos mediante pilares situados en la parte central. El proyecto busca que la percepción de la cubierta con respecto a la ruina varíe en función del punto de vista, con especial atención a la dimensión, de forma que se mantenga el protagonismo del edificio histórico. Así, se minimiza el impacto visual desde el acceso; por el contrario, desde la parte posterior del monasterio hacia la ciudad contemporánea, los planos de cubierta toman mayor protagonismo.

El acabado de los planos de cubierta es el mismo, con distintos criterios según se trate del interior o el exterior. Se trata de una estructura de perfiles de acero laminado que queda oculta al revestirse al exterior en vidrio laminado con un acabado translúcido mate y al interior con un falso techo de lamas de madera. Tanto el vidrio como la celosía tamizan la luz provocando un efecto escenográfico. La madera sirve como elemento de transición entre el carácter histórico de la iglesia y la contemporaneidad de las líneas rectas y cerramientos de vidrio de la cubierta.

Al reducir al máximo los soportes en el interior de la iglesia se consigue una lectura limpia de lo que queda del monumento, pues no existen prácticamente elementos que oculten los detalles de pilastras o portadas.

La iluminación es un elemento clave en la puesta en valor del espacio, de día a través del filtrado de la luz natural, de noche con luz puntual sobre los restos y luz general proyectada sobre la madera.

La iluminación juega un papel clave en la puesta en valor del espacio: de día a través del filtrado de la luz natural que atraviesa la cubierta, de noche con una iluminación puntual de los restos y otra general proyectada de forma indirecta sobre la madera; al exterior el plano plegado de vidrio traslúcido, iluminado desde dentro, actúa como farol que delata la intensa actividad del interior.


Cliente Client

Ayuntamiento de Burgos

Arquitectos Architects

José Manuel Barrio, Alberto Sainz de Aja (BSA)

Colaboradores Collaborators

Silvia Saiz (aparejadora quantity surveyor)

Consultores Consultants

Fabiola Monzón (estudio histórico-arqueológico historical-archaeological consultant)

Contratista Contractor

FCC Construcción, S.A.

Presupuesto Budget

1.500.000 € + IVA VAT

Fotos Photos

Santiago Escribano