Casas escalonadas, Meilen
E2A 

Casas escalonadas, Meilen

E2A 


Los altos precios del suelo en Suiza convierten las viviendas unifamiliares en un privilegio al alcance de pocas personas. Ante esta situación, las casas en hilera se presentan como una buena alternativa, en la que casi con los mismos beneficios que las residencias aisladas, se obtiene un mayor aprovechamiento del terreno. Este motivo, unido a la escarpada topografía de la zona, ha convertido a las casas aterrazadas en la tipología más deseada por los propietarios, pero también por los constructores, que consiguen una máxima rentabilidad al ser la que proporciona mayor superficie habitable por metro cuadrado construido. Sin embargo, esas ventajas han provocado que la especulación y la construcción de arquitecturas de baja calidad hayan ensombrecido su merecido reconocimiento.

El proyecto para la construcción de tres viviendas en la ciudad de Meilen, situada a orillas del lago Zúrich, pretende recuperar la esencia de este tipo de edificios y para ello se emplea una estrategia radical. En una parcela inclinada ubicada por encima de la estación de ferrocarril se dibuja un perfil escalonado que desciende hacia el este, siguiendo la dirección de la línea de máxima pendiente de la ladera. Se construyen seis cajas de hormigón parcialmente enterradas que parecen brotar del terreno.

Gruesos muros opacos cierran tres de sus cuatro caras dibujando una sólida frontera con su entorno inmediato, y ocultándose de las miradas de los vecinos. Únicamente la fachada oriental se vuelve transparente con el uso de un enorme ventanal. Éste se establece como límite entre las habitaciones y una gran terraza, que se prolonga hacia el magnífico paisaje favoreciendo una relación intensa con él. Se comunican así dos mundos, el pesado y oscuro de la roca y la caverna con el ligero y luminoso del aire y el horizonte.

En la parte más alta de la parcela se ubica la pieza de acceso formada por un garaje que parece excavado en la masa construida y por un pequeño portal. En él se sitúa un ascensor que, como si de un pozo minero se tratara, penetra en la montaña para dar servicio a las dos residencias emplazadas en cotas inferiores. Desde el volumen de entrada también se llega a una escalera exterior que desciende recortada en la roca, entre altos muros laterales que enmarcan la vista hacia el lago.

Cada vivienda está compuesta por dos cajas de hormigón. En ellas se distribuye el programa de forma inversa a la de las casas convencionales de dos plantas. De esta manera, en el piso superior se sitúan la zona de estar y la cocina mientras que el inferior se reserva para los dormitorios... [+]


Cliente Client

Werubau

Arquitectos Architects

e2a Architects

Colaboradores Collaborators

Piet Eckert, Wim Eckert, Stefan Bernoulli, Philippe Le Roy, Nicole Manser, Andreas Rubin, Eva Weiler

Constructor Contractor

Werubau

Consultores Consultants

Beiker (estructura structure); Inag (instalaciones mechanical engineering); Hardmeier (urbanización planning)

Fotos Photos

Michael Freisager