Sociología y economía  Opinión 

Pekín en la globalización

Mejoras capitales

Thomas Campanella 
30/04/2008


Desde hace ahora una década, el año 2008 se ha dibujado en la imaginación colectiva como el annus mirabilis de China. El motivo ha sido, por supuesto, la celebración de los XXIX Juegos Olímpicos, un acontecimiento que se prefigura como un hito glorioso en el horizonte nacional chino. Durante dos semanas de agosto, China se convertirá en el centro de atención mundial por ser la sede de los Juegos probablemente más caros, más vistos y con más participación de la historia. Por lo general, los Juegos Olímpicos son momentos de esplendor para las ciudades organizadoras. Los de 2008, por el contrario, no pertenecen a una ciudad particular sino a toda una nación y, por tanto, sólo podían celebrarse en la capital de China. Tanto para la República Popular como para el Partido Comunista en el gobierno, el simbolismo político de los Juegos Olímpicos de 2008 es incalculable... [+]


Etiquetas incluidas: