Actualidad 

Más allá del símbolo

80 años del Guernica

30/06/2017


Símbolo de las tragedias modernas, el Guernica cumple ochenta años y, para celebrarlo, el MNCARS acaba de inaugurar una exposición titulada ‘Piedad y terror en Picasso’. La efeméride coincide además con los veinticinco años de la llegada del lienzo a Madrid, tras un periplo que duró más de medio siglo; condición viajera que, más allá de los marbetes alusivos al poderoso simbolismo del cuadro, da pie a lecturas alternativas: entre ellas, la relación del Guernica con la arquitectura.

Encargado a Picasso por el Gobierno de la ii República, el Guernica se concibió como un lienzo propagandístico que, acompañado por otras obras ‘parlantes’ como los fotomurales de Josep Renau o el obelisco de Alberto Sánchez, fue la principal atracción del Pabellón de España en la Exposición de París de 1937, de José Luis Sert. Al finalizar la muestra, el cuadro volvió al taller parisino de Picasso, que, con la llegada de los nazis a París en 1941, decidió cederlo en préstamo al MoMA hasta que se restableciera la democracia en España. A partir de entonces, el Guernica viajó por diferentes exposiciones internacionales, y sólo en 1982 volvió a Madrid para ser colocado, primero, en el Casón del Buen Retiro, tras un vitrina con forma de urna diseñada por José María García de Paredes, y, después, en su ubicación actual: la blanca sala del MNCARS. Del pabellón propagandístico a la white box, pasando por la vitrina Zeitgeist, los escenarios del Guernica sugieren los modos en que se ha interpretado esta poderosamente catártica obra de circunstancias.


Etiquetas incluidas: