Bofill superstar

Bofill superstar

Bofill superstar

Luis Fernández-Galiano 
03/12/1988


Ricardo bofill ha prestado su rostro a la tarjeta American Express y su nombre al Renault 25; con una nueva ‘Spanish Tower’ que promueve el Banco Bilbao Vizcaya en Manhattan, el rechazado comisario de la Expo sevillana presta su arquitectura a la imagen transoceánica de la España del 92. Y no es una mala decisión: como José Ángel Sánchez Asiaín y Pedro Toledo tendrán ocasión de comprobar, Bofill vende.

De un arquitecto que ha diseñado las bodegas de Château Lafite Rothschild, la fachada de Parfumes Rochas y frascos para Christian Dior, no es difícil augurar imágenes que seduzcan al público neoyorquino de Lladró y Loewe; pero es que el catalán ha proyectado también nouvelles villes de vivienda social en Francia y pueblos agrícolas en Argelia, un barrio popular en Bagdag y un distrito residencial en Pekín. Bofill es un seductor, de acuerdo; pero un seductor todoterreno. Hace apenas un año, el arquitecto consiguió en Houston el encargo de la Shepherd School of Music (en el campus de la Rice University, donde han construido también figuras como Stirling y Pelli) persuadiendo a las autoridades académicas a través de un intérprete: un auténtico tour de force en el competitivo mercado americano... [continuar leyendo]

Fracturas y ficciones. Grandes esperanzas 1985-1992



Etiquetas incluidas: