Las aspas de los molinos de viento, con curvas suaves por su forma aerodinámica, se transforman en un espacio de juego; integrando los árboles del solar, se construye un laberinto con cuatro torres, una red y un panna-cage.