Sede del Ayuntamiento, Lalín
Mansilla + Tuñón 

Sede del Ayuntamiento, Lalín

Mansilla + Tuñón 


La propuesta para el Ayuntamiento de Lalín oscila entre la precisión y la probabilidad, construyendo una estructura antimonumental en la que, como en las nubes, cada uno puede reconocer las formas cambiantes a partir de las referencias personales, de modo que la identificación colectiva —uno de los objetivos fundamentales de la arquitectura cuando se ocupa de los espacios y edificios públicos— se produce por la diversidad de interpretaciones individuales: un ‘castro tecnológico’, unas nubes de color, un palimpsesto cívico, un estampado textil, etcétera. Se propone una estructura abierta, casi un campo matemático que establece un sistema de comportamiento e incide en el diálogo con el entorno frente al autismo indiferente, optando por lo disperso frente a lo compacto, lo transparente frente a lo opaco, y lo difuso frente a lo limitado. Se trata, en definitiva, de llevar a cabo una estructura arquitectónica y social desjerarquizada.

El conjunto se adapta con su sección escalonada a un emplazamiento en pendiente. En planta, una agrupación de formas circulares de distintos tamaños, tangentes y secantes, rodean una plaza pública desde la que se accede a las áreas de apoyo de un lado —radio, sala polivalente, guardería, correo, banco—y a las dependencias del Ayuntamiento propiamente dicho del otro. Dentro, las diferentes estancias se inscriben dentro de cilindros de hormigón armado, entre los cuales surge un espacio fluido de comunicación. En la planta baja, y alrededor de un gran vestíbulo central, se ubican las áreas dedicadas a los diferentes grupos políticos, una sección de atención al público y una comisaría de policía. En la planta primera, a la que se accede gracias a una escalera circular de gran desarrollo, destaca el Salón de Plenos del Ayuntamiento, acomodado en un claro entre cilindros, y cuya presencia se señala de manera física y simbólica con la torre de cinco plantas con despachos situada sobre él.

Constructivamente, el proyecto hace un uso intensivo del hormigón armado —presente en losas macizas de forjados, partes de las fachadas, pilares circulares, pantallas y muros de contención— y del vidrio, que se emplea de formas diversas según su ubicación dentro el proyecto: transparente, translúcido, semitranslúcido, transparente verde suave, verde oscuro opaco, y transparente verde oscuro. Las carpinterías son de perfiles de aluminio, dispuestos sobre una estructura de acero galvanizado que se ancla a las partes de hormigón armado. El resultado es un mosaico de diferentes tonos e intensidades que permite múltiples modos de relación entre los usuarios, el edificio y su contexto.


Cliente Client

Concello de Lalín

Arquitectos Architects

Luis M. Mansilla, Emilio Tuñón

Colaboradores Collaborators

Andrés Regueiro, Luis Díaz-Mauriño, Anna Partenheimer, Carlos Martínez de Albornoz (concurso competition); Andrés Regueiro, Matilde Peralta, María Langarita, Ana del Arenal, Asa Nakano, Bárbara Silva, Carlos Brage, Elke Gmyrek, Ruben Arend, Sara Murado, Bryony Roberts, Carlos Cerezo (proyecto project); Sancho Páramo (aparejador quantity surveyor)

Consultores Consultants

Alfonso Gómez Gaite (estructuras structural engineering); Quicler-López ingenieros (instalaciones mechanical engineering)

Contratista Contractor

FCC Construcción

Fotos Photos

Luis Asín