Cúpula de la Energía, Soria
Mansilla + Tuñón 

Cúpula de la Energía, Soria

Mansilla + Tuñón 


El Edificio Institucional de la Ciudad del Medio Ambiente en Soto de Garray (Soria) —también conocido como la Cúpula de la Energía—, quiere ser una intervención decidida y optimista capaz de cualificar el conjunto de espacios naturales y artificiales que la rodean, dotándose de una poderosa condición representativa y energéticamente eficiente. La Cúpula de la Energía surge de la oportunidad de proyectar un edificio de carácter institucional, programáticamente flexible y que catalice la iniciativas que en materia de energía se están desarrollando en la Comunidad de Castilla y León. La nueva estructura se integra dentro de un proyecto regional desplegado a lo largo del Duero, en el que la Cúpula será la primera de una serie de edificios que puntuarán el lento discurrir de las aguas del río. Si la energía, desde una perspectiva económica, ambiental y social, soporta la estrategia conceptual del proyecto, la flexibilidad programática y la posibilidad de ser llevada a cabo por fases, unidas a la referencia simbólica de la cúpula como forma unitaria, son los puntos en los que se ancla la estructura formal de la propuesta.

La Cúpula de la Energía se recuesta sobre el lugar construyendo un conjunto de espacios abiertos y cerrados, cóncavos y convexos, esféricos y prismáticos. El volumen se presenta como una construcción disgregada que muestra sus cubiertas sobre la densa masa forestal, y que se abre a nivel de suelo sobre un espacio acotado, la Plaza de la Energía, delimitada por los planos de las fachadas. Formalmente, el proyecto se configura a partir de un volumen semiesférico al que se le aplica un proceso sucesivo de fragmentación (cortes y sectorizaciones), articulación (charnelas y bisagras) y despliegue (giros y desplazamientos) con el objetivo de construir un nuevo artefacto multifuncional y modular, que estructure los posibles escenarios programáticos dentro de un conjunto de piezas interconectadas; contenedores encadenados que construyen una compleja red de relaciones entre los diferentes espacios interiores y exteriores.

Constructivamente, el proyecto muestra dos caras diferenciadas: las cubiertas curvas y las fachadas planas. Las cubiertas se plantean como una piel de placas de GRC en las que se embeben piezas cerámicas como acabado. Las caras planas, por su parte, se han concebido como dos muros cortina superpuestos entre los que se sitúan pasillos para su mantenimiento y pantallas de rollizos de madera. De madera local, los rollizos protegerán el edificio del exceso de soleamiento y lo conectarán materialmente con su entorno natural.


Cliente Client

Junta de Castilla y León

Arquitectos Architects

Luis M. Mansilla, Emilio Tuñón, Carlos Martínez de Albornoz

Colaboradores Collaborators

Andrés Regueiro, Marceline Ruckstuhl, Carlos Brage, Sara Murado, Rubén Arend, Elke Gmyrek, Nuria Martínez Salas, David Orkand

Consultores Consultants

Grupo Entorno (cubierta roof)