Hotel Mandarin Oriental, Barcelona
Carlos Ferrater  Juan Trías de Bes 

Hotel Mandarin Oriental, Barcelona

Carlos Ferrater  Juan Trías de Bes 


Emplazado en el número 30-40 del barcelonés paseo de Gracia, el nuevo hotel se instala en un edificio construido en 1955 y que albergaba la sede del banco Hispano Americano. El proyecto, ganado en 2004, planteaba desde un principio la prolongación de la histórica avenida hasta el interior de la manzana, generando un intinerario escenográfico que conducía desde la calle —ascendiendo por una rampa cuyo pavimento recrea la imagen de una alfombra con elementos florales modernistas diseñada por Patricia Urquiola, quien firma también el interiorismo— hasta el patio interior, donde se diseña una cubierta jardín en colaboración con la paisajista recientemente desparecida, Beth Figueras.

En el camino se atraviesa el elemento más emblemático del conjunto, el atrio que recorre todo el edificio en sección, desde la planta baja hasta la cubierta, donde una claraboya de vidrio permite la entrada de luz natural. La doble galería que rodea el deambulatorio de acceso a las habitacioes presenta un juego de huecos descentrados e iluminados, configurando un lienzo abstracto que además de ofrecer una componente teatral plantea una interesante transición entre interior y exterior.

La fachada a la avenida no se ajusta al paisaje modernista del paseo de Gracia, pero se ha respetado su memoria. La intervención ha consistido en conservar su orden principal, eliminando toda la ornamentación superflua. La fachada original es de piedra caliza beige claro, también denominada ‘de Figueras’. En la actualidad ya no existe el suministro de estas piedras, por lo que se han utilizado fragmentos de la propia obra para realizar las reparaciones necesarias. Las carpinterías de las ventanas de la fachada al paseo de Gracia son de bronce natural montado sobre una perfilería de aluminio a la que se encomienda el cumplimiento de las exigencias de aislamiento acústico y térmico.

En la fachada interior, la intervención consiste en proporcionar un ‘velo’ a la estructura original del edificio, conservando su volumetría, por lo que se apuesta por un sistema de varillas de aluminio macizo extrusionado lacado en color bronce diseñadas especialmente para esta fachada, que permite el control visual y lumínico. Se trata de un sistema de entramado, en parte fijo y en parte accionable, que proporciona respuesta a los diferentes tipos de galerías, balcones y ventanas. 

Obra

Hotel Mandarin Oriental, Barcelona.

Cliente

Reig Capital.

Arquitectos

Carlos Ferrater y Juan Trias de Bes.

Colaboradores

Marta Pascual, María Barcina, Mireia Figueras.

Consultores

Studio Urquiola, GCA, B&B (interiorismo); Bet Figueras (paisajismo); JG (instalaciones);?Bovis Landlease (project management y arquitectura técnica); NB35, S4 (estructuras), Audioscan (acústica)

Contratista

Reig Capital.

Fotos

Dani Rovira.