Facultad de Derecho, Barcelona
MBM arquitectes 

Facultad de Derecho, Barcelona

MBM arquitectes 


Con la intención de subrayar su papel al servicio de la sociedad, la Universidad Pompeu Fabra nació en los noventa con un carácter urbano poco frecuente en los campus de nueva creación. Instaladas en edificios rehabilitados de distinta procedencia, las facultades aparecen dispersas en el centro de Barcelona unidas entre sí por el tejido urbano en recorridos que serpentean a lo largo del encuentro de la ciudad con el mar. A la sede que flanquea el parque de la Ciudadela, formada por el depósito de aguas habilitado como biblioteca y el cuartel Jaume I, se ha añadido ahora la reforma del cuartel Roger de Llúria como Facultad de Derecho.

Un atrio transparente sustituye ahora los pequeños patios en los que estaba dividido el cuartel Roger de Llúria; el gran volumen cerámico que ocupa una manzana del Ensanche junto al parque de La Ciudadela.

Sobre una de las primeras manzanas del Ensanche, el cuartel fue construido por ingenieros militares en 1879 siguiendo las directrices propuestas por Cerdá. Un pasaje divide así la manzana en un cuerpo lineal dedicado a vivienda y el cuartel propiamente dicho organizado en torno a varios patios. Para adaptar este último edificio al uso docente, se derribaron los cuerpos entre patios, conservando tan sólo la crujía perimetral. El programa inicialmente previsto —un aulario de 24 clases de 120 alumnos cada una— se vio ampliado en el curso del proyecto con una gran cantidad de despachos departamentales, cuando se decidió transformar el edificio en la sede de la Facultad de Derecho. 

Para dar cabida a todas estas dependencias, dos cuerpos lineales se insertan en el patio de manzana, adoptando una configuración distinta en función de los espacios que albergan. El cuerpo de mayor transparencia es también el de mayor volumen y alberga seis aulas en cada una de sus cuatro plantas. Pequeñas pasarelas conectan las clases con el pasillo que rodea ahora el patio de manzana. En paralelo con el prisma de aulas, un cuerpo de crujía más estrecha aloja los despachos tras una fachada cerrada que confiere al atrio el carácter de un espacio público. Una serie de lucernarios dispuestos en diagonal cubren el vacío central para resguardar de la lluvia este lugar de encuentro.

Las aulas se agrupan en un prisma de vidrio que se enfrenta al volumen de madera en el que se ubican los despachos de profesores; las ventanas de los otros dos frentes del atrio corresponden al anillo de circulaciones.

La rehabilitación ha procurado subrayar las características constructivas del cuartel dejando a la vista los muros de mampostería, los encintados de ladrillo y los dinteles de piedra que integran el cerramiento. Toda la obra de nueva planta en cambio se distancia de lo existente con materiales bien diferenciados. Un muro cortina de vidrio sin carpintería cierra el cuerpo de aulas, mientras la estructura más compartimentada de la crujía de despachos se oculta tras una fachada ligera de bandas horizontales alternas de ventanas convencionales y un revestimiento de listones de madera.


Cliente Client

Universidad Pompeu Fabra 

Arquitectos Architects

Josep Martorell, Oriol Bohigas & David Mackay

Colaboradores Collaborators

Carles Baguena; Enric Ribadulla, Carme Grau, Vicenç Font (aparejadores quantity surveyors)

Consultores Consultants

Carles Buxadé, Joan Margarit (estructura structure)

Contratista Contractor

Necso; Hilti (anclajes anchoring

Fotos Photos

Duccio Malagamba