Edificios universitarios, Las Palmas
Juan Navarro Baldeweg 

Edificios universitarios, Las Palmas

Juan Navarro Baldeweg 


El peso que  la industria turística tiene en la Comunidad Canaria lleva con frecuencia a pasar por alto otras actividades menos lucrativas pero igualmente necesarias. Para llamar la atención sobre una vida docente en ascenso, la Universidad de Las Palmas ha invitado a equipos de arquitectos no residentes en las islas para diseñar sus dependencias. Aunque en un principio se pensó en James Stirling, finalmente han sido el madrileño Luis Martínez SantaMaría, el italiano Gianugo Polesello y los sevillanos Cruz y Ortiz los que han confirmado el talante aperturista del decanato. En el campus de Tafira, la facultad de Ciencias Jurídicas, Empresariales y Económicas se suma ahora a este recinto docente situado al suroeste de la ciudad.

Los cuatro edificios departamentales agrupan los despachos en torno a un patio abierto al paisaje y proporcionan variedad en los recorridos internos mediante la ubicación estratégica de rampas bajo lucernarios lineales.

La belleza abrupta del paraje llevó a elegir una solución fragmentada, que no rompiera con grandes masas la geografía caprichosa del entorno. El programa se descompone así en siete cuerpos dispuestos a ambos lados de una avenida que asciende suavemente por la ladera hacia el sur. Esta calle central da acceso a ambas facultades y a los aparcamientos bajo rasante, cuyos lucernarios en forma de U articulan los espacios libres, creando glorietas para la estancia y el encuentro. Con la mayoría de las piezas en el margen este de la vía, tan sólo el aulario común tensa el conjunto desde el lado cóncavo de la misma, dominando la composición. Formado por dos alas casi gemelas ligeramente giradas entre sí, el edificio de aulas abraza el ámbito central para evitar la monotonía del paseo. Un cesura vertical separa ambos módulos, enmarcando una espectacular vista del valle.

En el lado opuesto del sendero, el pabellón de servicios comunes absorbe con una envolvente expresiva la mayor curvatura. Con el decanato y la cafetería en planta baja, esta construcción vincula mediante un vestíbulo de vidrio los volúmenes de la biblioteca y el aula magna. Los edificios departamentales de ambas facultades se disponen a izquierda y derecha y pueden leerse como sucesivas transformaciones de un edificio desarrollado en torno a un patio abierto, con un núcleo de escaleras, ascensores y rampas que elimina la aparición de corredores excesivamente prolongados. Los distintos usos generan fachadas bien diferenciadas, con perforaciones seriadas para los despachos, ventanales rasgados protegidos por parasoles en las aulas y grandes huecos en la biblioteca y el auditorio. El enfoscado blanco de los paramentos, el zócalo de piedra de Arucas y las cornisas de mármol unifican la volumetría variada de un conjunto que encuentra su orden en la afirmación de la diferencia.


Arquitecto(s)

Juan Navarro Baldeweg

Cliente Client
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria 

Arquitecto Architect
Juan Navarro Baldeweg

Colaboradores Collaborators
Jaime Bretón, Rolf Brülisauer, Franz Bucher, Ignacio Moreno (arquitectos architects); Eduardo González (aparejador quantity surveyor)

Consultores Consultants
José María Fernández (estructura structure); Argu ingeniería y servicios (instalaciones mechanical engineering)

Contratista Contractor
Fomento de Construcciones Contratas 

Fotos Photos
Duccio Malagamba