Centro comercial Peek & Cloppenburg, Colonia
Renzo Piano 

Centro comercial Peek & Cloppenburg, Colonia

Renzo Piano 


La cadena de centros comerciales Peek & Cloppenburg inició su andadura en 1901, construyendo una historia de éxito que le ha permitido superar numerosos obstáculos, como el enorme impacto que supuso la II Guerra Mundial tanto para la economía alemana como para la propia compañía. En la actualidad cuenta con más de 65 tiendas en Alemania, y con un acelerado crecimiento en países como Bélgica, Holanda, Polonia o Rusia. Una costumbre de la compañía que aquí se ha vuelto a repetir es encargar la construcción de sus nuevos edificios a arquitectos de prestigio, con la conciencia de la importancia que tiene una buena imagen de cara al consumidor. De esta manera, tiendas anteriores llevaron la firma de Richard Meier, Josef Paul Kleihues o Gottfried Böhm.

Situado en una zona comercial del centro de la ciudad de Colonia, llamada Schildergasse, y flanqueando una calle de tráfico muy intenso, el nuevo centro comercial Peek & Cloppenburg es una composición de vidrio, acero y madera: materiales clásicos que visten un edificio moderno enteramente dedicado a la moda.

Con un volumen bastante masivo, que se modela siguiendo una forma curva, este edificio se eleva cinco plantas y alberga una superficie de 23.000 metros cuadrados. Con 130 metros de longitud traza una curva fluida que parece un abrazo en torno a un edificio ortogonal más convencional. Su cubierta desciende progresivamente desde ambos extremos para llegar a su cota inferior en el centro, donde se evita competir con la vecina iglesia de St Antoniter.

Los 66 arcos están compuestos de varias piezas de madera de alerce de Siberia combinadas. Separados entre sí 2,5 metros, dichos arcos están unidos mediante una subestructura de acero formada por perfiles y tensores y, suspendidos de la estructura principal de hormigón, no llegan a tocar el suelo. Sus curvas se encuentran en la ondulante viga superior de la coronación, formando una bóveda transparente desde la que se divisan las torres de la cercana catedral de Colonia. Prácticamente todos los paneles de vidrio de la fachada son distintos, complejidad enorme pero necesaria para adaptarse a la curvatura cambiante del volumen, que, sin embargo, pudo solventarse mediante procesos de corte del vidrio automatizados. Los espacios están inundados de luz natural, pero con una orientación principal noreste las ganancias térmicas son asumibles, y además se ha ideado un sistema integral de persianas automáticas que permiten protegerse del sol en los días más calurosos.


Cliente Client

Peek & Cloppenburg

Arquitecto Architect

Renzo Piano Building Workshop, B. Plattner, (socio responsable senior partner in charge)

Colaboradores Collaborators

E. Volz (asociado responsable associate in charge) (con with) L. Coreth, J. Knaak, J. Ruoff, A. Symietz (y and) R. Baumgarten, A. Belvedere, J. Carter, O. Hempel, J. Paik, M. Prini, J. Wagner; O. Aubert, C. Colson, P. Furnemont, Y. Kyrkos (maquetas models)

Consultores Consultants

Knippers & Helbig (estructura structure); Büro Mosbacher (fachada facade); A. Walz (estudios geométricos geometry studies)

Contratista Contractor

Hochtief

Fotos Photos

Michel Denancé, Paolo Rosselli