Actualidad 

Acrópolis imperfecta

Renzo Piano en Atenas

30/11/2016


Presentida en los grandes fastos de los Juegos Olímpicos de 2006, la crisis griega ha sido de tal calado, que hablar de sus consecuencias en la arquitectura parece un tanto frívolo. Lo cierto, sin embargo, es que la crisis ha parado muchos proyectos y ha ralentizado otros. Es el caso del Centro cultural de la Fundación Stavros Niarchos en Kalithea (Atenas), una obra de Renzo Piano que incluye la Biblioteca y la Ópera nacionales de Grecia, y que abrirá sus puertas a finales de este año. A la manera de una «Acrópolis del siglo xxi», el Centro se proyectó como el primer eslabón de una serie de ambiciosas intervenciones a las afueras de la capital griega, como la reordenación del puerto del Pireo o el Museo de las Antigüedades Sumergidas, cuyo objeto es la reactivación de zonas degradadas de la ciudad, pero que es poco probable que se construyan. El edificio tiene una doble cara: hacia la colina artificial y la trama urbana, se levanta del suelo delicadamente para adoptar la imagen de un templo de esbeltísimas columnas de acero que soportan una cubiera plana con 10.000 placas fotovoltaicas; pero hacia la orientación opuesta, la que da al nuevo parque de 170.000 metros cuadrados, el Centro exhibe su inmenso volumen, fruto de su extenso y complejo programa, de manera que el conjunto resulta desequilibrado. Tanto las dos salas de que consta la Ópera como la Biblioteca se organizan en torno a una plaza de nombre previsible, el ‘Ágora’, que es el espacio público donde el edificio manifiesta su escala más amable.


Etiquetas incluidas: