Museum Quarter, Vienna
Ortner & Ortner 

Museum Quarter, Vienna

Ortner & Ortner 


El concurso que se convocó en 1987 tenía dos objetivos: recuperar para uso cultural las antiguas caballerizas imperiales y crear un gran polo de atracción museística, integrándolo en el recorrido cultural que se extiende desde el Palacio Imperial hasta los barrios de Spittelberg o Mariahilferstrasse. Las Caballerizas son un conjunto de construcciones ordenadas según un plan original de Fischer von Erlach; aunque éste sólo llegara a levantar el ala principal de la Museumstrasse, las demás edificaciones respetan la estructura de crujías de baja altura que delimitan seis patios. Entre ellas, la más sobresaliente es la Academia Ecuestre de Invierno, enfrentada al edificio de Von Erlach en el eje del patio principal. La intervención quiere resaltar las cualidades de este conjunto histórico (el carácter urbano de los patios, las conexiones entre edificios, la permeabilidad con el tejido circundante) a la vez que inserta nuevas piezas que, como en un buen implante quirúrgico, a pesar de su factura contemporánea, pasan a formar parte del organismo. Los nuevos edificios son tres: tras la Academia se levanta la Kunsthalle, construcción cerámica y fabril sede de las exposiciones de arte contemporáneo; en uno de sus flancos, los muros de basalto de la Fundación Ludwig surgen de las entrañas de la tierra como un buque invertido; en el otro, el suelo calizo del patio principal se pliega para formarlas paredes del cubo blanco que alberga la Colección Leopold. La lectura simultánea de estos edificios retoma viejos temas como la axialidad o la dualidad, aunque los ejes se desvirtúan mediante leves giros de las plantas y la dualidad se diluye al utilizar materiales y lenguajes contrapuestos.

Con su entrada enfrentada a la del Leopold Museum, el Museo de Arte Moderno Fundación Ludwig está organizado alrededor de un hueco de comunicaciones diáfano que perfora en sección las seis alturas y que separa en planta dos grupos de salas: hacia el norte las más recoletas, hacia el sur las más amplias y flexibles. Los huecos adquieren un carácter casi de troneras. El basalto, que también reviste la cubierta cóncava, ofrece su textura rugosa y la irregularidad de su estereotomía.

En el Museo Leopold, las mejores colecciones de arte austriaco de los últimos dos siglos se disponen en salas que gravitan, en esvástica, en torno a un atrio, tangencialmente al cual se producen las circulaciones verticales. Tanto el atrio como las salas de la última planta reciben luz cenital. El resto de ellas tienen aberturas irregularmente distribuidas por la fachada, que son más elementos de orientación que focos luminosos; la regularidad en el despiece de la caliza sólo se ve alterada por hendiduras y acanaladuras verticales.

En la Kunsthalle, sólo los lucernarios formados por el solapamiento con la cornisa de la Escuela de Equitación introducen algo de luz. La forma poligonal de su cubierta, y el uso extensivo del ladrillo otorgan una neutralidad favorable al arte contemporáneo. El interior de la Escuela se transforma para acoger las salas E+G, auditorios para el Festival de Viena, el principal de los cuales ‘se despega’, ligero, de su envoltorio barroco.

El tratamiento continuo de los suelos, el diseño unitario de la Museumplatz, la estación de metro y los pasadizos subterráneos también contribuirán a que el Barrio de los Museos sea un foco social y cultural permanente...[+]


Obra
Barrio de los Museos, Viena. 

Cliente
Museums Quartier Developing & Operating Co. 

Arquitectos
Ortner & Ortner: Laurids Ortner y Manfred Ortner; Manfred Wehdorn. 

Colaboradores
Fritsch, Chiari & Partner, Ziviltechniker (estructura); Austroconsult, Dr. Pfeiler, Quiring Consulting (instalaciones); Erik Würger (ensayos geológicos); Kress & Adams (iluminación); Markus Spiegelfeld (gestión). 

Contratistas
Philipp Holzmann / Ed Ast / Held & Francke. 

Fotos
Rupert Steiner.