Sede central de Endesa, Madrid
KPF  Rafael de La-Hoz 


La proximidad al aeropuerto y al recinto ferial, ha hecho del tramo nordeste de la M-40 —el segundo anillo de circunvalación de Madrid— uno de los emplazamientos más codiciados para la implantación de sedes corporativas de la capital. Atraído por las condiciones de esta localización, Endesa —uno de los mayores grupos eléctricos españoles— ha elegido un solar junto al acceso al recinto ferial Juan Carlos I para levantar sus oficinas: un cofre tendido que, con la vocación de ver y ser visto, se abre a la impresionante panorámica de Madrid, presentándose como un reclamo vidriado a los miles de viajeros que transitan cada día por la vía rodada.

Un zócalo con 24.000 metros cuadrados de sótanos y 1.000 plazas de garaje actúa de basamento de un total de 34.200 metros cuadrados de oficinas distribuidos en dos piezas separadas por un atrio. Atendiendo a su distinta orientación urbana, cada uno de estos cuerpos adquiere una configuración específica, con un cuerpo en peine hacia la calle posterior de acceso de escala más fragmentada y un volumen en L que responde sin pormenores a la percepción dinámica desde la autopista. Junto a la entrada, este cuerpo avanza en voladizo, desplazándose de la alineación en un gesto de bienvenida. Entre ambas piezas, el atrio se instala como un espacio multifuncional que alberga las circulaciones y servicios complementarios, actuando además como un pulmón del edificio. Una gran cubierta de vidrio se extiende sobre los distintos elementos, dotando de unidad al conjunto.

Constructivamente, el edificio se apoya en una retícula de pilares de hormigón de 8,10 metros de lado y una modulación de 1,35 metros. Para ahorrar energía, se ha procurado climatizar el edificio reduciendo el empleo de medios mecánicos, configurando cada fachada de forma específica. Así un muro cortina de vidrio laminado, cámara de aire y vidrio exterior de alta transparencia reviste el frente hacia la autopista, que se protege del sol con lamas superpuestas de vidrio serigrafiado. Más fragmentado, el alzado a la calle posterior de acceso al edificio es una composición de frentes de vidrio y paños de piedra caliza de Cabra que encierran los núcleos de escalera tras lamas del mismo material. El aire fresco se introduce en el atrio después de haber sido pretemperado al pasar por conductos enterrados que aprovechan la inercia térmica del terreno. Una vez usado, el aire se expulsa por la parte superior de este vacío central, bajo la cubierta de vidrio cuya sombra está garantizada por una rejilla de acero galvanizado y unas lamas regulables de aluminio...[+]


Cliente Client
Endesa

Arquitectos Architects
Kohn, Pedersen, Fox, Rafael de La-Hoz, Prointec 

Consultores Consultants
Prointec, Pondio (estructura structure); Prointec, Rafael Úrculo (instalaciones mechanical engineering); AVA, Arquitectura, Técnica y Gestión (tecnología de la construcción construction technology)

Contratista Contractor
Gerens Management Group; Lledó (falso techo suspended ceiling); Tecno-España (mamparas partitions

Fotos Photos
Javier Azurmendi