Museo Moritzburg: cuadros de una exposición, Halle
Nieto Sobejano 

Museo Moritzburg: cuadros de una exposición, Halle

Nieto Sobejano 


Puede una imagen contener implícitamente un espacio o una idea arquitectónica? ¿Puede ocultar el proyecto que un día habrá de transformar aquello que representa? Como algunos cuadros que se reflejan a sí mismos en el lienzo, o como un libro de libros que fuera matriz de la literatura en su conjunto: ¿puede una obra arquitectónica actuar como espejo de otra de la que se apropia? Nuestra intervención en un antiguo castillo alemán surgió de esa extraña ficción: una arquitectura como texto escrito (construido) por otros, en otro tiempo, para otras funciones, que sin embargo lleva implícita la ley de su propia transformación. Dos obras expuestas en el Museo de Moritzburg provocaron el arranque del proyecto: un óleo de Carl Triebel de 1850 que representa los muros de la fortificación en ruinas, y una vista de las cubiertas de la Marienkirche que pintó Lyonel Feininger en 1930, durante el tiempo en que tuvo su taller en la torre del propio castillo. Dos cuadros que parecen remitir a condiciones opuestas: la voluntad de fundirse con el lugar y la aspiración a elevarse por encima para alcanzar una imposible ingravidez. Los muros masivos del castillo se anclan en el terreno sobreviviendo a guerras e incendios; los tejados apuntan hacia lo alto pretendiendo vencer la fuerza de la gravedad: una síntesis de la oposición arquetípica esencial en que se genera toda arquitectura.

El castillo de Moritzburg es un muy valioso ejemplo de la arquitectura militar y religiosa característica en Alemania a finales del siglo XV. Construido como palacio arzobispal, su conflictiva historia ha quedado reflejada en las diferentes intervenciones que a lo largo de los años lo han ido modificando. El derrumbe de las alas norte y oeste que se produjo durante la Guerra de los Treinta Años vinculó durante siglos la fortificación a la imagen de la ruina tal como ha llegado hasta nuestros días y tal como los ciudadanos de Halle la han reconocido desde hace más de tres siglos. Pese a las numerosas alteraciones que tuvieron lugar, el edificio ha mantenido la estructura formal de sus principales elementos arquitectónicos originales: el muro-recinto perimetral, tres de las cuatro torres circulares en las esquinas así como el patio de armas central. Refundado como museo en 1904, llegó a albergar una de las mejores colecciones de arte expresionista y clásico moderno, diezmada en el período del nazismo, cuando la obra de Klee, Feininger, Kirchner, Schmidt-Rottluff y otros artistas fue considerada máxima expresión del ?arte degenerado’. Con la excepción de un proyecto no construido de Karl Friedrich Schinkel, de 1828, que proponía la transformación del castillo en universidad, no ha sido hasta el año 2004 cuando la administración de Sajonia-Anhalt decidió abordar su reconstrucción ampliándolo con nuevas galerías de exposiciones permanentes y temporales del museo. El proyecto de transformación del castillo de Moritzburg nos planteaba la siguiente pregunta: ¿Es posible re-construir a partir de las representaciones del propio lugar una arquitectura que conectara simbólicamente con el pasado y revelara su condición contemporánea para recomponer la realidad? El proyecto surge aquí paradójicamente de una estructura narrativa sugerida por los cuadros de una exposición. La secuencia de espacios expositivos se ve continuamente interferida por la memoria de la ruina asociada al castillo, por los planos triangulares descompuestos en obras expresionistas, pero también por nuestra propia experiencia previa. Surgió entonces la propuesta arquitectónica de una intuición de la que deriva toda decisión posterior: una nueva cubierta concebida como una gran plataforma plegada, que se alza y quiebra para permitir el paso de la luz natural y de la cual cuelgan dos nuevos espacios de exposición. Como consecuencia de esta operación queda liberada totalmente el ala occidental de la antigua ruina, lo que permite recrear un espacio único de gran dimensión, libre de pilares, capaz de admitir distintas posibilidades expositivas. Un nuevo paisaje de cubiertas metálicas —revestido de planchas de aluminio de gran espesor— dialoga desde su geometría angulosa con los irregulares volúmenes de los tejados inclinados del castillo. Los lucernarios piramidales, positivos y negativos, expresan en sus variaciones que la arquitectura es un arte combinatorio, que nuestra labor no consiste en última instancia más que en encontrar la posición relativa de sus elementos.

La nueva intervención aparece en el castillo de Moritzburg completando la ruina que durante cuatro siglos lo representó. Lo hace conservándola intacta, superponiendo una estructura ligera que a su vez remite a la obra que expone en su interior. Los cuadros de Friedrich, El Lissitzky, Munch, Klee, de la colección original, se ven ahora acompañados por los de Kirchner, Heckel, Nolde, pertenecientes a la donación de Hermann Gerlinger, una de las más valiosas colecciones privadas dedicadas al grupo expresionista Die Brücke, cuya presencia en las nuevas salas del museo compensa en cierto modo, el expolio producido durante el nazismo y la guerra mundial. Los cuadros de la exposición se incorporan así a la nueva ampliación, donde, en nuestra imaginación, se funden la arquitectura, su historia, su contenido, en un proceso circular. Es una extraña sensación que nos envuelve cada vez que, una vez terminada la obra, hemos vuelto a visitar el castillo.


Obra Work

Museo Moritzburg

Cliente Client

Stiftung Moritzburg. Estado de Sajonia-Anhalt

Arquitectos Architects

Fuensanta Nieto, Enrique Sobejano

Colaboradores Collaborators

Sebastian Sasse (arquitecto de proyecto project architect); Vanesa Manrique, Nina Nolting, Olaf Syrbe, Miguel Ubarrechena (colaboradores concurso competition collaborators); Udo Brunner, Nina Nolting, Dirk Landt, Susann Euen, Siverin Arndt (colaboradores proyecto project collaborators); Fuensanta Nieto, Enrique Sobejano, Sebastian Sasse, Johannes Stumpf, Karl Heinz Bosse (dirección de obra site supervision); Juan de Dios Hernández, Jesús Rey (maqueta model)

Consultores Consultants

GSE, Jorg Enseleit (estructura structure); Rentschler y Riedesser, Jürgen Trautwein (instalaciones mechanical engineering)

Contratista Contractor

Dornhöfer GmbH (cubierta roof)

Fotos Photos

Roland Halbe; Lutz Winkler; Ludwig Rauch; Aurofoto

Fechas Dates

2004 (concurso competition)

2005-2008 (proyecto project)

2006-2008 (construcción construction)