Casa Quintana en Gorraiz, Navarra
Vaillo + Irigaray 

Casa Quintana en Gorraiz, Navarra

Vaillo + Irigaray 


En Gorraiz, municipio residencial a las afueras de Pamplona, el contorno del campo de golf ha sido colonizado por una serie de soluciones residenciales convencionales. Esta vivienda, que ocupa una de las parcelas con vistas a los hoyos, adopta una actitud completamente distinta a la de sus vecinas, asentándose sobre el artificio natural del campo de golf, y volviéndose ella misma artificio. Así, mediante el uso de vidrios serigrafiados, su imagen desenfoca la mirada, provocando percepciones diversas en función de la cercanía o lejanía del observador. Estos vidrios cubren la casi totalidad de las fachadas, exceptuando las aberturas y el revestimiento de la terraza de la primera planta, en los que se utiliza madera de cedro.

Un bosque de bambúes serigrafiado en una lámina de poliéster ha aportado la imagen que se despliega por las cuatro fachadas, pero sólo es entendido como tal desde puntos de vista alejados. Con el acercamiento, la imagen se deshace, aparece el punteado y cobran intensidad los reflejos. En los huecos, las contraventanas de madera alteran con su movimiento la imagen monolítica del volumen, facilitando la expansión del espacio interior.

Si el exterior potencia el desconcierto y la ambigüedad, el interior distribuye las estancias con claridad, a lo largo de tres franjas de programa, haciendo uso de un patio como elemento articulador. Así, la planta trapezoidal de la vivienda se divide en una franja técnica —cocina, lavadero, tendedero—, una para los dormitorios y baños y otra central que une en sucesión de espacios conectados la entrada, el garaje, el patio, el estar y el jardín trasero. A los usos de la planta principal se añade una sala de juegos en el sótano y un altillo elevado sobre el estar con un dormitorio y la biblioteca.

Los acabados del interior tienen un tratamiento sobrio y luminoso. El vidrio serigrafiado sólo se manifiesta en el lavadero, mientras que la madera de cedro se hace presente tanto en las contraventanas como en el patio. Las cubiertas, en zinc, vierten el agua a este patio, con lo que se consigue que su presencia, prácticamente desaparezca desde el exterior... [+]