Caja General de Ahorros, Granada
Alberto Campo Baeza 

Caja General de Ahorros, Granada

Alberto Campo Baeza 


Situada en la periferia sur de Granada, la nueva sede de la Caja General de Ahorros reúne las dependencias que esta institución financiera tenía dispersas por toda la ciudad. Frente al repertorio de formas y ‘estilos’ que integra el Museo de la Ciencia y las urbanizaciones de casas que conforman su entorno inmediato, el edificio quiere apoyar la imagen corporativa de la entidad en una contención formal capaz de sobrevivir a los vaivenes de las modas y crear con una geometría regular un elemento ordenador del tejido urbano.

Sobre el basamento que contiene el aparcamiento, el archivo y el centro de cálculo se apoya un cuerpo de oficinas, que con su volumen cúbico constituye un elemento ordenador del tejido urbano circundante.

El extenso programa administrativo se desdobla alrededor de un atrio central, en dos crujías de gran profundidad dedicadas a la oficina paisaje y dos de menor tamaño divididas en despachos individuales.

La parcela de la actuación —un terreno rectangular adyacente a un cruce de calles— se ordena a partir de un basamento que contiene el aparcamiento, el archivo y el centro de cálculo, sobre el que se apoya un cuerpo cúbico dedicado a oficinas. La plataforma segrega una explanada vallada junto al acceso principal que canaliza la entrada de peatones y vehículos bajo una plantación de tilos, y define en la parte posterior un patio de naranjos al que se abre la cafetería. Una escalinata salva el desnivel entre la explanada de tilos y el acceso a las oficinas propiamente dicho, un oscuro pasaje que perfora el cuerpo de oficinas por un extremo y desemboca como por sorpresa en un gran atrio interior de 30 x 30 x 30 metros. Este corazón hueco del edificio organiza las circulaciones a su alrededor y contribuye a la orientación del usuario. Bañado por la luz que entra en diagonal desde los cuatro lucernarios de la cubierta, el vacío central está presidido por cuatro columnas de hormigón cuyas dimensiones coinciden con las de la catedral de Granada. Acodados en torno al atrio, las crujías profundas correspondientes a las oficinas paisaje ocupan la mitad sur del edificio, mientras las crujías estrechas y compartimentadas de los despachos se instalan en la mitad opuesta.

Cuatro pilares con las mismas dimensiones que las columnas de la catedral de Granada presiden el atrio interior, sustentando una cubierta de nervios de hormigón que se perfora con lucernarios para introducir la luz diagonal del sur.

Verdadera protagonista del proyecto, la luz determina tanto la ordenación en planta como la configuración de los alzados. Las dos caras del cubo que se enfrentan al sur se protegen del soleamiento mediante huecos profundos que proyectan su sombra sobre el vidrio situado en segundo plano. En cambio, las superficies que dan a norte son dos planos tersos en los que las hileras de ventanas se enrasan con el plano de la fachada. Con la misma lógica, el atrio interior define dos de sus caras con muros cortina de vidrio y las opuestas con una piel de alabastro que refleja la luz proveniente de los lucernarios. Hormigón, travertino y alabastro constituyen junto con el acero inoxidable la reducida paleta material de un edificio que aboga por la austeridad sin olvidar su carácter representativo.



Cliente Client

Caja General de Ahorros de Granada 

Arquitecto Architect

Alberto Campo Baeza

Colaboradores Collaborators

Felipe Samarán, José Miguel Castillo; Juan Domingo, Luis Olmedo, Fernando Rodríguez (aparejadores quantity surveyors

Consultores Consultants

LKS (gestión de proyecto project managment); Andrés Rubio (estructura structure); Rafael Úrculo (instalaciones mechanical engineering)

Contratista Contractor

OHL

Fotos Photos

Fernando Alda, Roland Halbe