Ampliación Tate Modern, Londres
Herzog & de Meuron 


La Tate Modern ha tenido un impacto significativo sobre Londres desde que se inauguró la primera fase del proyecto en el 2000. Más allá de su influencia en el panorama artístico, cultural y social, la Tate ha sido un elemento fundamental para el desarrollo urbano de South Bank. La recientemente finalizada ampliación del museo, conocida como Switch House, continúa esta vocación, pues aporta nuevo espacio público y conecta el Támesis con Southwark a través de un pasaje entre el frente norte y una nueva plaza en el sur, pasando por la Sala de Turbinas.

La Tate Modern es el museo de arte moderno y contemporáneo más visitado del mundo. La institución busca ahora integrar las exposiciones con las funciones educativas y sociales para hacer frente a los retos del siglo XXI. El proyecto atiende a numerosos parámetros, desarrollados en estrecha colaboración con la Tate, que han sido gradualmente condensados en una forma piramidal que combina las geometrías del lugar y del edificio existente. Los espectaculares tanques subterráneos en forma de trébol se sitúan en el centro de este nuevo volumen, y son el punto de partida del edificio. Mientras que, en la primera fase, la excavación en la Sala de Turbinas pretendía hacer tangibles sus grandes dimensiones, ahora los enormes tanques ya no sólo forman la base de la nueva construcción, sino que establecen también un punto de partida para las actividades intelectuales y de comisariado. Estas aproximaciones requieren una gran variedad de galerías y de espacios ‘As Found’, menos convencionales, así como mejores instalaciones para acoger los famosos programas educativos del museo.

Además de duplicar el espacio de galerías, el proyecto aporta una colección de espacios públicos para la creación, la relajación, el aprendizaje en grupo y el estudio. Estos espacios, dispersos por el edificio, están comunicados por un amplio sistema público de circulación. La orientación vertical de la Switch House es clara y, desde el norte, ésta se levanta detrás de la antigua estación eléctrica sin competir con su icónica chimenea. Los elementos viejos y nuevos de la Tate Modern se expresan como un conjunto, una característica que también se potencia mediante el uso de una gama de ladrillos y fábricas similares.

Dispuestos de una manera radical e innovadora, los ladrillos crean una pantalla perforada que filtra la luz del día y que brilla por la noche. La fábrica se adapta a la inclinación de las fachadas mediante el retranqueo gradual de las hiladas, perdiendo su masividad y convirtiéndose en un ligero velo que se rompe en algunos tramos horizontales para introducir luz y ventilación hacia el interior.


Obra Work

Ampliación de la Tate Modern, Londres Extension of Tate Modern, London (UK).

Arquitectos Architects

Jacques Herzog, Pierre de Meuron, Ascan Mergenthaler (socio a cargo del proyecto partner in charge), Harry Gugger (socio a cargo hasta 2009 partner in charge until 2009).

Fotos Photos 

Iwan Baan; Roland Halbe; Miguel Fernández-Galiano.