Aeropuerto de Sondica, Bilbao
Santiago Calatrava 

Aeropuerto de Sondica, Bilbao

Santiago Calatrava 


Con el museo Guggenheim de Frank Gehry como enseña, Bilbao ha abordado un ambicioso plan de regeneración urbana que ha recurrido también a grandes nombres para proyectar sus in-fraestructuras más señaladas. A este último grupo pertenece la ampliación del aeropuerto de Sondica con nuevas instalaciones acordes con la creciente importancia industrial y turística de la capital vizcaína. 

Además de las correspondientes obras de urbanización, la actuación incluye la nueva terminal y una torre de control. Alineado con el eje de la terminal, un aparcamiento de cuatro alturas para 1.334 vehículos completa el conjunto, semienterrado entre los taludes de hierba que reducen visualmente su volumen construido. Una leve fachada de vidrio, cuyo borde inferior sigue el trazado de la catenaria que la sustenta, permite identificar este cuerpo desde el edificio de viajeros, con el que está unido mediante un pasaje acristalado.

El proceso de regeneración urbana de Bilbao ha afectado también a grandes infraestructuras como el aeropuerto, que ha sido ampliado con un garaje, una torre de control y una terminal de viajeros.

La nueva terminal de viajeros está formada por un cuerpo alargado que contiene las salas de embarque y otro de planta trapezoidal en el que se ubican los mostradores de facturación.

Con un perfil que semeja el de un avión o el de un ave en vuelo, la terminal es la pieza más emblemática del proyecto. De planta trapezoidal y con un cuerpo alargado adosado a su frente sur, el edificio principal gravita sobre un vestíbulo con iluminación natural, que concentra en dos niveles las llegadas y salidas de viajeros. Una rampa exterior asciende hasta la planta de salidas, con una zona de estacionamiento de taxis bajo la marquesina que forma el voladizo de la cubierta. 

La entrada al edificio se ubica en la fachada norte y por la base del trapecio, pudiéndose acceder desde ahí a los mostradores de facturación, situados en los lados oblicuos del ves-tíbulo. El filtro de control se interpone entre el vestíbulo y las salas de embarque que ocupan el cuerpo alargado paralelo a las pistas. 

El aparcamiento se cierra con una fachada de vidrio cuyo borde inferior sigue la catenaria del cable que la sustenta. Un pasaje cubierto une el edificio con la terminal de viajeros situada enfrente.

El nivel inferior se dedica por entero a la llegada de pasajeros. Bajo las salas de embarque se ubican las salas de personal, instalaciones y las dependencias dedicadas a la distribución de equipaje, mientras las siete cintas de recogida de maletas ocupan la zona correspondiente al vestíbulo. Una crujía estrecha define en esta planta el frente norte del trapecio con locales para el control aduanero, el alquiler de coches y otros servicios a disposición del viajero.

La torre de control se sitúa frente a la terminal, en el lado opuesto de las pistas, dividida en una base técnica, un fuste y un faro de control que se ensamblan hasta alcanzar 42 metros de altura. La base de hormigón contiene las instalaciones y los servicios administrativos. El fuste, con un radio creciente en altura, media estructuralmente entre la base y la coronación, un tronco de cono asimétrico que, con su piel de vidrio, procura una visión de 360 grados.

La terminal de viajeros levanta su cubierta para iluminar la sala de facturación, evocando el perfil de un ave en vuelo; en un nivel inferior se ubican las cintas que distribuyen el equipaje.




Cliente Client

Aena

Arquitecto Architect

Santiago Calatrava

Colaboradores Collaborators

Fernando Mosquera (ingeniero aeronáutico aeronautical engineer); Marcelino Muñoz Verde (dirección de obra site supervision

Consultores Consultants

Aguilera ingenieros (estructura e instalaciones structure and mechanical engineering); 

Contratista Contractor

UTE Entrecanales-Ferrovial

Fotos Photos

Aeronor , Eduardo Sánchez y Angel Luis Baltanás, Lourdes Jansana